lunes, 18 de septiembre de 2017

PAPA FRANCISCO PIDE REZAR POR LOS GOBERNANTES, PORQUE NO HACERLO ES PECADO


El Papa Francisco pide rezar por los gobernantes, porque “no hacerlo es pecado”
 Foto: L'Osservatore Romano






VATICANO, 18 Sep. 17 / 04:42 am (ACI).- En la homilía pronunciada durante la Misa celebrada en la Casa Santa Marta este lunes, el Papa Francisco pidió a los cristianos que recen por sus gobernantes porque no hacerlo “es pecado”.

El Santo Padre también pidió a los gobernantes que recen para ser capaces de cumplir con su cometido y no cerrarse en sí mismos, ya que “los gobernantes que son conscientes de su responsabilidad ante el pueblo y ante Dios, rezan”.

En su enseñanza, el Pontífice animó a hacer examen de conciencia: “Los gobernantes, que se pregunten: ‘¿Rezo a Aquel que me ha dado el poder transmitido por el pueblo?’. Los que no son gobernantes, que se pregunten: ‘¿Rezo por todos los gobernantes?’. Y si descubrís que no habéis rezado por los gobernantes, llevadlo a la confesión, porque no rezar por los gobernantes es pecado”.

“Pero padre, ¿cómo puedo rezar por esta persona que hace tantas cosas malas?”, planteó el Papa como posible réplica a esa petición de oración por los que gobiernan, incluso si son malos gobernantes. En ese caso, “tiene incluso más necesidad de oración. Reza, haz penitencia por el gobernante”.

El Papa insistió: “No podemos dejar a los gobernantes solos. Debemos acompañarlos mediante la oración. Los cristianos deben rezar por los gobernantes”.

En la homilía, también se centró en el episodio evangélico en el que un centurión romano, un gobernante, reza por su siervo enfermo.

“Este hombre –indicó Francisco en referencia al centurión–, sentía la necesidad de la oración porque tenía la conciencia de no ser el padrón de todo, de no ser la última instancia. Sabía que sobre él había otro ante el que debía rendir cuentas. Tenía subalternos, los soldados, pero él mismo tenía la conciencia de ser un subalterno. Y esto es lo que le lleva a rezar”.

El gobernante que no reza “se cierra en su propia auto-referencialidad, o en la de su partido, en ese círculo del que no se puede salir y termina siendo un hombre cerrado en sí mismo. Pero cuando contempla los verdaderos problemas, desarrolla esa conciencia de ser un subalterno, de que hay otro con más poder que él”.

“¿Y quién tiene más poder que un gobernante?”, se preguntó el Santo Padre: “El pueblo, que le ha dado ese poder, y Dios, del cual procede el poder transmitido por el pueblo. Cuando un gobernante tiene esa conciencia de subalternidad, reza”.

La importancia de la oración del gobernante, insistió Francisco, reside en “la oración por el bien común del pueblo que ha confiado en él”. En este sentido, puso como ejemplo a Salomón, que no pedía a Dios oro o riquezas, sino sabiduría para gobernar. “Los gobernantes deben pedirle al Señor esa sabiduría”, afirmó el Papa.

¿Y qué pasa si el gobernante es agnóstico o ateo?, se preguntó el Pontífice. “Si no puede rezar, que confronte sus actos con su conciencia, con la sabiduría del pueblo, pero que no permanezca cerrado en el pequeño grupo del partido político”.

ERES INCAPAZ DE PERDONAR AL OTRO? PAPA FRANCISCO EN ÁNGELUS


¿Eres incapaz de perdonar al otro? Esto es lo que dice el Papa Francisco en el Ángelus
Por Álvaro de Juana
 Foto: Lucía Ballester / ACI Prensa




VATICANO, 17 Sep. 17 / 05:16 am (ACI).- El protagonista del rezo del Ángelus este domingo fue el "perdón", que no se puede dar si uno cierra su corazón al amor a los demás y si uno es incapaz de sentirse perdonado, según explicó el Papa Francisco.

El Papa afirmó que el Evangelio del día “nos ofrece una enseñanza sobre el perdón, que no niega el mal inmediatamente pero reconoce que el ser humano, creado a imagen de Dios, es siempre más grande que el mal que comete”.

Francisco recordó las palabras de Jesús con las que afirma que se debe perdonar hasta setenta veces siete. “A Pedro le parece ya lo máximo perdonar siete veces a una misma persona, y quizás a nosotros nos parece ya demasiado hacerlo dos veces, pero Jesús le responde ‘setenta veces siete’”.

La parábola que pone de ejemplo Jesús del rey misericordioso y del siervo despiadado muestra hasta donde se debe perdonar. “El rey es un hombre generoso que, lleno de compasión, perdona una deuda enorme a un siervo que lo suplica. Pero este mismo siervo, apenas encuentra otro siervo como él que le debe cien denarios, se comporta de modo despiadado, haciendo que le metan en prisión”.

El Pontífice explicó que “el comportamiento incoherente de este siervo es también el nuestro cuando rechazamos el perdón a nuestros hermanos”. “Mientras, el rey de la parábola es la imagen de Dios que nos ama con un amor tan rico en misericordia que nos acoge, nos ama y nos perdona continuamente”.

“Desde nuestro bautismo Dios nos ha perdonado, condonándonos una deuda insoluble: el pecado original. Después, con una misericordia sin límites, Él nos perdona todas las culpas apenas mostremos aunque sea solo un pequeño signo de arrepentimiento”.

El Santo Padre invitó por otro lado a que cuando “estamos tentados a cerrar nuestro corazón a quien nos ha ofendido y nos pide perdón” nos “acordemos de las palabras del Padre celeste al siervo despiadado: ‘Yo te he perdonado toda la deuda porque me lo has rogado. ¿No deberías también tú tener piedad de tu compañero, así como yo he tenido piedad de ti?’”.

El Papa observó que “quien ha experimentado la alegría, la paz y la libertad interior que viene de ser perdonado, puede abrirse a su vez a la posibilidad de perdonar”.

Recordó también como en el Padrenuestro se pide: “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.

“El perdón de Dios es el signo de su desbordante amor por cada uno de nosotros; es el amor que nos deja libres para que nos alejemos, como el hijo pródigo, pero que espera cada día nuestro regreso; es el amor del pastor por la oveja perdida; es la ternura que acoge a cada pecador que llama a su puerta”.

“El Padre celeste está lleno de amor y quiere ofrecérnoslo, pero no lo puede hacer si cerramos nuestro corazón al amor por los otros”, concluyó.

PAPA FRANCISCO PIDE A LOS OBISPOS DE JAPÓN UN MEJOR CLERO Y AYUDAR A LOS MOVIMIENTOS ECLESIALES


El Papa pide a los obispos de Japón un mejor clero y ayudar a los movimientos eclesiales
Por Álvaro de Juana
Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




VATICANO, 17 Sep. 17 / 07:20 am (ACI).- El Papa Francisco ha enviado una carta a los obispos de Japón con motivo de la visita pastoral del Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, en la que hace un repaso por los desafíos del país y pide mejorar la formación de los sacerdotes y ayudar y favorecer los movimientos eclesiales.

“Cada vez que pienso en la Iglesia de Japón mi pensamiento va hacia el testimonio de tantos mártires que han ofrecido su vida por la fe”, escribe el Papa. “Desde siempre han tenido un lugar especial en mi corazón”, añade.

Francisco recuerda algunos de ellos como Paolo Maliki y también a los “cristianos escondidos” que desde 1.600 hasta la mitad del 1.800 “vivieron en la clandestinidad no para retractarse sino para preservar la propia fe”.

Les agradece la atención que presentan a la evangelización de los más débiles y su esfuerzo por “la integración en las comunidades de los fieles de varias proveniencias”. También por la “promoción cultural, el diálogo interreligioso y el cuidado de la creación”.  

Sobre la evangelización, asegura que “la Iglesia tiene la misión de preservar de la corrupción y dar sabor” así como impedir “que las tinieblas prevalezcan, asegurando una clara visión de la realidad y el fin de la existencia”.

“El Reino de los Cielos se presenta inicialmente con la pobreza de un poco de levadura o de una pequeña semilla; esta simbología reproduce bien la actual situación de la Iglesia en el contexto del mundo japonés”.

“Si bien existen –continúa– no pequeñas dificultades a cusa de la falta de clero, religiosos, religiosas y de una limitada participación de fieles laicos”, pero “la escasez de operario no puede reducir el empeño por la evangelización, es más, debe estimular a buscarlos incesantemente”.

El Papa muestra también su preocupación por el alto número de divorcios, suicidios entre los jóvenes y las personas que eligen vivir totalmente alejadas de la vida social, también sobre el “formalismo religioso y espiritual, el relativismo moral, la indiferencia religiosa y la obsesión por el trabajo”. En su opinión, es una sociedad que corre el riesgo de “crear pobres, marginados y excluidos”.

Para ayudar, el Papa les propone una “sólida e integral formación sacerdotal y religiosa, una tarea particularmente urgente hoy, sobre todo a causa de la propagación de la ‘cultura de lo provisional’”.

“Una mentalidad así lleva a los jóvenes a pensar que no hay posibilidad de amar verdaderamente, que no existe nada estable y que todo, incluido el amor, es relativo a las circunstancias y a las exigencias del sentimiento”.

Francisco también habla de los movimientos eclesiales aprobados por la Santa Sede y afirma que “con su impulso de evangelización y de testimonio, pueden ser de ayuda en el servicio pastoral y en la misión ad gentes”.

“En los últimos decenios, en efecto, el Espíritu Santo ha suscitado y suscita en la Iglesia hombres y mujeres que intentan, con su participación, vivificar el mundo en el que obran” junto a “sacerdotes, religiosos y miembros del pueblo que Dios llama a vivir plenamente la propia misionariedad”.

“Tales contribuyen a la obra de evangelización; como obispos estamos llamados a conocer y acompañar a los carismas de los que son portadores y a hacerles partícipes de nuestra obra en el contexto de la integración pastoral.

PAPA FRANCISCO RECIBE A P. TOM UZHUNNALIL, SACERDOTE SALESIANO SECUESTRADO POR ISIS


El Papa recibe al P. Tom Uzhunnalil, sacerdote salesiano que fue secuestrado por ISIS
 Foto: L'Osservatore Romano






VATICANO, 13 Sep. 17 / 10:50 am (ACI).- El P. Tom Uzhunnalil, liberado el martes 12 de septiembre tras haber permanecido 18 meses secuestrado en Yemen por terroristas de Estado Islámico, acudió este miércoles al Vaticano donde le recibió el Papa Francisco.

“He rezado todos los días por usted, ofreciendo los sufrimientos por su misión y por el bien de la Iglesia”, le dijo el sacerdote salesiano de origen indio al Santo Padre.



Foto: L'Osservatore Romano

El Pontífice recibió al P. Tom en su residencia de la Casa Santa Marta. Apenas lo vio, el misionero se arrodilló ante el Papa, que rápidamente le ayudó a ponerse en pie. Francisco le abrazó y le aseguró que continuará rezando por él como ha hecho durante su cautiverio. El sacerdote salesiano, a continuación, le besó las manos.

Según señala el diario del Vaticano L’Osservatore Romano, durante la conversación que mantuvo con el Papa, el P. Tom le explicó que su mayor pesar durante su cautiverio fue no poder celebrar la Eucaristía, “aunque todos los días repetía dentro de mí, en mi corazón, todas las palabras de la celebración”, indicó.



Foto: L'Osservatore Romano

Además, también afirmó ante el Papa que ahora que ya está libre continuará “rezando por todos los que han estado espiritualmente a mi lado”. En especial, indicó que recuerda de las cuatro religiosas y los doce ancianos que atendían cuando se produjo el asalto de los terroristas.

El P. Uzhunnalil fue secuestrado el 4 de marzo de 2016 después de que un grupo de yihadistas de Estado Islámico asaltaran el albergue de ancianos y personas con discapacidad que administraba un grupo de religiosas de las Misioneras de la Caridad en Aden, Yemen.

Durante el asalto, los terroristas asesinaron a cuatro religiosas, a doce ancianos y secuestraron al sacerdote salesiano.



Foto: L'Osservatore Romano

El estado de salud del P. Tom es bueno a pesar del largo cautiverio. En una carta hecha pública por el Rector Mayor de los Salesianos, P. Ángel Fernández Artime, se asegura que la Congregación Salesiana “no ha pedido el pago de ningún rescate y no tiene noticias de que se haya hecho ningún pago”.


Además, el Rector Mayor en la carta expresó “nuestra profunda gratitud a Su Majestad el Sultán de Omán y a las autoridades competentes del Sultanato por la labor humanitaria que han realizado”.



El P. Tom en Roma con sus hermanos salesianos. Foto: Info ANS

PENSAMIENTO DEL PAPA FRANCISCO


lunes, 11 de septiembre de 2017

RUEDA DE PRENSA DEL PAPA FRANCISCO EN EL VUELO DE COLOMBIA A ROMA - TEXTO COMPLETO


TEXTO COMPLETO: Rueda de prensa del Papa Francisco en el vuelo de Colombia a Roma
 Foto: Álvaro de Juana (ACI Prensa)



VATICANO, 11 Sep. 17 / 08:01 am (ACI).- Como ya es habitual al finalizar sus viajes internacionales, el Papa Francisco ofreció una rueda de prensa en el vuelo de regreso de Cartagena a Roma, tras su intensa visita a Colombia realizada del 6 al 10 de septiembre.

En la conferencia de prensa el Santo Padre aborda diversos temas como la situación de Venezuela, la crisis de Corea del Norte, la realidad de los jóvenes inmigrantes en Estados Unidos, los desastres naturales, y comenta también cómo está luego del golpe que sufrió en el papamóvil en Cartagena.

A continuación el texto completo de la rueda de prensa:

Greg Burke, Director de la Oficina de Prensa del Vaticano: Gracias Santo Padre, por el tiempo que nos dedica hoy después de un viaje intenso, cansado, muy cansado para algunos, pero también un viaje fructífero. En varias ocasiones usted ha dado las gracias a la gente por lo que le han enseñado. También nosotros aprendemos muchas cosas en esta cultura del encuentro y le damos las gracias por ello.

Colombia en particular, con su pasado reciente, y no solo reciente, nos ha ofrecido algunos testimonios fuertes, algunos testimonios emocionantes de perdón y de reconciliación. Pero también nos ha ofrecido una lección continua de alegría y de esperanza, dos palabras que usted ha usado mucho en este viaje. Ahora quizás usted quiera decir algo y después vamos con las preguntas. Gracias

Papa Francisco: Buenas tardes y muchas gracias por vuestro trabajo. Estoy conmovido de la alegría, de la ternura, de la juventud, de la nobleza del pueblo colombiano. Un pueblo noble que no tiene miedo a expresarse como siente, no tiene miedo a escuchar y a hacer ver lo que siente. Así lo percibo yo.

Esta es la tercera vez que yo recuerde (que he estado en Colombia), pero hay un obispo que me ha dicho: ‘no, usted ha estado una cuarta vez”, pero solo para pequeñas reuniones. Una vez en la Ceja y las otras dos en Bogotá, o tres, pero, no conocía la Colombia profunda, la que se ve en las calles. Bien, yo agradezco el testimonio de alegría, de esperanza, de paciencia en el sufrimiento de este pueblo. Me ha hecho mucho bien. Gracias.

Greg Burke: Bien, Santo Padre. Primera pregunta de César Moreno de Radio Caracol.

César Moreno: Gracias, Su Santidad. Muy buenas noches. Primero que todo, quisiera agradecerle por parte de todos los medios colombianos que nos acompañan aquí en este viaje, y de todos los compañeros y amigos por haber usted ido a nuestra patria, por habernos dado tantos mensajes tan lindos, tan profundos, por tanto, cariño, por tanta cercanía que usted le demostró al pueblo colombiano, Su Santidad. Muchas gracias

Usted llegó, Santo Padre, a un país dividido. Dividido por cuenta de un proceso de paz. Entre los que aceptan y no aceptan ese proceso. ¿Qué hacer concretamente, qué pasos dar, para acercar a las partes divididas, para que a nuestros dirigentes dejen ese odio, dejen ese rencor?. Si Su Santidad volviera, pudiera volver, a nuestro país en unos años, ¿Cómo cree, como le gustaría ver a Colombia? Gracias.

Papa Francisco: A mí me gustaría que el lema al menos fuese: “Demos el segundo paso”. Que al menos fuera ese. Yo pensaba que eran más. Calculaba por los 60, pero me dijeron 54 años de guerrilla, más o menos. Y ahí se acumula mucho, mucho. Mucho odio, mucho rencor, mucha alma enferma. Y la enfermedad no es culpable. Viene. Te la arrastra un sarampión y te agarra ¡Ah, perdona!, hablo italiano. La enfermedad no es algo culpable, viene.

Con estas guerrillas que de verdad había hecho, sea la guerrilla, sean los paramilitares, sean aquellos del aire, y también la corrupción tantas veces en el país, han cometido pecados malos que han provocado esta enfermedad del odio, de…Pero se han dado pasos que dan esperanza, pasos en la negociación, pero ha sido el último. Se ha dado el cese del fuego del ELN, y lo agradezco mucho, lo agradezco mucho eso. Pero hay algo más que yo he percibido. El querer de ir adelante en este proceso va más allá de las negociaciones que se están haciendo o se deben hacer. 

Es una querencia espontánea, y allí está la fuerza del pueblo.  Yo tengo esperanza en esto. El pueblo quiere respirar, pero debemos ayudarlo con la cercanía, la oración, y sobre todo con la comprensión de cuánto dolor hay dentro de tanta gente.

Greg Burke: Ahora, Santo Padre José Mojica, de El Tiempo.

José Mojica: Santo Padre, un honor estar aquí, un honor estar aquí con usted. Mi nombre es José Mojica, soy periodista de El Tiempo, Casa editorial de Colombia, y le saludo en nombre también de mis colegas colombianos y de todos los medios de comunicación de mi país.

Colombia ha sufrido muchas décadas de violencia por cuenta de la guerra, por el conflicto armado, y también por el narcotráfico.

Sin embargo, los estragos de la corrupción en la política han sido tan perjudiciales como la misma guerra, y aunque no es nueva la corrupción, siempre hemos sabido que existe, ahora es más visible porque ya no tenemos las noticias de la guerra, del conflicto armado. ¿Qué hacer ante este flagelo, hasta dónde llevar a los corruptos, como castigarlos? Y, por último, ¿habría que excomulgar a los corruptos?

Papa Francisco: Me hace una pregunta que yo me la he planteado muchas veces. Yo me la he planteado de esta manera: ¿El corrupto tiene perdón? Yo me la planteé así. Y me la planteé cuando hubo un acto de… en la provincia de Catamarca, en la Argentina, un acto de maltrato, abuso, de violación de una chica. Y había gente metida ahí, muy ligada a los poderes políticos y económicos de esa provincia.

Yo escribí un pequeño libro que se llama “Pecado y corrupción”. Siempre. Todos somos pecadores y sabemos que el Señor está cerca nuestro. Que Él no se cansa de perdonar, pero la diferencia: ‘Dios nunca se cansa de perdonar’. Pero, el pecador, a veces se anima y pide perdón. El problema es que el corrupto se cansa de pedir perdón y olvida de como se pide perdón.

Esto es un problema grande. Es un estado de insensibilidad ante los valores, ante la destrucción, a la explotación de las personas. No es capaz de pedir perdón. Es como una condena aquí, es muy difícil ayudar a un corrupto, muy difícil, pero Dios puede hacerlo. Yo rezo por ello.

Greg Burke: Santo Padre ahora Hernán Reyes, de Telam.

Hernán Reyes: Santidad, del grupo de periodistas de lengua española. Usted ha hablado de este primer paso que ha dado Colombia. Hoy en la Misa ha dicho que no ha habido suficiente diálogo entre dos partes pero que ha sido necesario incorporar más actores. ¿Usted piensa que es posible replicar este modelo colombiano en otros conflictos en el mundo?

Papa Francisco: Integrar otras personas –que hoy en la homilía he hablado de esto hablando de la parte del Evangelio– integrar a las personas no es la primera vez.  En muchos conflictos han estado integradas otras personas. Un modo de ir adelante, un modo sapiencial de política.

Existe la sabiduría de pedir ayuda, pero creo que hoy he querido ponerlo en la homilía, que era un mensaje en la homilía, creo que estos recursos técnicos, digamos así, políticos, ayudan y piden a veces la intervención de las Naciones Unidas para salir de la crisis, pero solo un proceso de paz irá adelante si lo toma en mano el pueblo. Si un pueblo no lo toma en mano. Sí, podrá ir adelante un poco, se llegará a un compromiso.

Es lo que he querido que se escuche en esta visita. El protagonista de la pacificación o es el pueblo, o se llegará a un cierto punto. Pero cuando toma la iniciativa el pueblo es capaz de hacerlo bien. Yo veo que ese es el camino superior.

Elena Pinaris: Buenas tardes Santidad. Ante todo, queríamos preguntarle qué tal está. Hemos visto todos que se ha golpeado la cabeza. ¿Cómo está? ¿Se ha hecho daño?

Papa Francisco: Estoy bien. Me agaché para saludar a un niño, no vi el cristal y¡pum!

Pregunta: La pregunta es esta: mientras estamos en el vuelo, pasamos cerca del huracán Irma, que después de haber causado daños enormes y decenas de muertos en las islas del Caribe y Cuba, se teme que zonas de Florida puedan terminar bajo el agua. Seis millones de personas han debido dejar sus casas.

Después del huracán Harvey, han estado casi a la misma vez tres huracanes en la misma zona. Expertos aseguran que el calentamiento del océano es un factor que contribuye a hacer las tempestades y los huracanes estacionales más intensos. ¿Existe una responsabilidad moral de los líderes políticos, que desechan colaborar con las otras naciones para controlar las emisiones de gas de efecto invernadero porque dicen que el cambio climático sea obra del hombre?

Papa Francisco: Gracias. La última parte, para no olvidarle: quien niega esto debe ir a los científicos y preguntarles a ellos. Ellos hablan muy claro. Los científicos son precisos.  El otro día, cuando ha salido la noticia de ese barco ruso que ha ido de Noruega al Japón o el Polo Norte sin hielo, se deshiela, en la fotografía se veían trozos de hielo. Al Polo norte ahora se puede ir. Está muy claro, muy claro. Cuando ha salido esa noticia de una universidad, no me acuerdo de dónde, ha salido otra que decía: ‘tenemos solo 3 años para volver atrás, de lo contrario las consecuencias serán terribles’. Yo no sé si es verdad que son tres años o no, pero que si no volvemos atrás vamos para abajo es verdad.

Se ven los efectos del cambio climático, y los científicos dicen claramente el camino a seguir, y todos nosotros tenemos una responsabilidad. Todos, cada uno tiene una pequeña, o una grande. Una responsabilidad moral. No aceptar las opiniones o tomar decisiones. Tenemos que tomarlo en serio. Creo que es algo para no bromear.

Usted me preguntaba cuál era la responsabilidad moral. Cada uno tiene la suya.

Elena Pinaris: ¿Los políticos?

Papa Francisco: Los políticos tienen la suya. Cada uno la suya. Según la respuesta que dé.

Yo diría que cada uno tiene su propia responsabilidad moral, primero. Segundo, si uno está dudoso y piensa que esto no sea verdad, que pregunte a los científicos. Ellos son clarísimos. No son opiniones al aire. Son clarísimos, y luego que decida, y la historia juzgará las decisiones. Gracias.

Enzo Romeo: Buenas tardes, Santo Padre. Yo me uno a la pregunta que ha hecho antes la compañera. Porque usted muchas veces, en los discursos que ha hecho en Colombia, ha vuelto a llamar, de alguna manera, a la necesidad de hacer las paces con la creación. Respetar el medio ambiente como condición necesaria para que se pueda crear una paz social estable.

Los efectos del cambio climático, aquí en Italia –no sé si está informado- ha causado muchos muertos en Livorno. Muchos daños en Roma. Estamos todos preocupados por esta situación. ¿Por qué se tarda en el que se tome conciencia, sobre todo por parte de los gobiernos, que sin embargo parecen solícitos quizás en otros sectores, por ejemplo, en el armamentístico? Estamos viendo la crisis de Corea, también sobre esto me gustaría tener una opinión suya.

Papa Francisco: ¿Por qué? Me viene una frase del Antiguo Testamento, creo que de un salmo: ‘El hombre es un estúpido’, es un testarudo que no ve. El único animal creado que mete la pata sobre el mismo lugar es el hombre. El caballo etc. no. La soberbia, la suficiencia, de no, es así; y luego está el Dios bolsillo. No solo lo creado. Ttantas cosas, tantas decisiones, tantas contradicciones dependen del dinero.

Hoy, Cartagena. Yo he comenzado por una parte llamémosla pobre, de Cartagena, la otra parte, la parte turística: lujo, el lujo sin medida moral digamos, pero aquellos que van, ¿no se acuerdan de esto? Los analistas, sociopolíticos, no se acuerdan. El hombre es un estúpido, dice la Biblia. Es así, cuando no se ve, no se ve. Se mira solo una parte.

Y de Corea del Norte, te digo la verdad, no lo entiendo. De verdad, no entiendo el mundo de la geopolítica. Es muy fuerte para mí. Creo que, con lo que veo, hay una lucha de intereses que, se me escapa, no lo puedo explicar, de verdad. Pero lo otro importante: no se toma conciencia. Pienso en Cartagena hoy: ¿Esto es justo? ¿Se puede tomar conciencia?

Papa Francisco: La decana (Valentina). Me pusieron un ojo en compota

Valentina Alazraki: Lo siento. Santidad, Usted cada vez que se encuentra con los jóvenes en cualquier parte del mundo les dice siempre: ‘No se dejen robar la esperanza, no se dejen robar el futuro’. Por desgracia, en los Estados Unidos se ha abolida la ley de los “dreamers”, de los “soñadores”. Hablan de unos 800 mil chicos: tantos mexicanos, colombianos, de muchos países.

Usted no cree que con la abolición de esta ley los chicos pierden la alegría, la esperanza, el futuro. Y después, abusando de su gentileza y la de los colegas, si pudiera hacer una pequeña oración, un pequeño pensamiento para todas las víctimas del terremoto en México y del huracán Irma. Gracias.


Papa Francisco: Yo he escuchado de esta ley, no he podido leer los artículos, cómo se toma la decisión. No la conozco bien. Alejar a los jóvenes de la familia no es algo que de un buen fruto. Todo joven tiene su familia. Pienso que esta ley que creo que viene no del parlamento, sino del ejecutivo, si es así, no estoy seguro, tengo la esperanza de que se repiense un poco, porque he escuchado hablar al Presidente de los Estados Unidos que se presente como un hombre “pro life” (pro vida). Si es un buen hombre “pro life” entiende que la familia es la cuna de la vida y se debe defender la unidad. Me viene esto. Por eso tengo interés en estudiar bien la ley.

Verdaderamente, cuando los jóvenes se sienten, en general, sea este caso u otro caso, explotados, al final se sienten sin esperanza. ¿Y quien la roba?: la droga, otras dependencias, el suicidio, el suicidio juvenil es muy fuerte y viene cuando vienen sacados de la raíz.

Es muy importante la relación de un joven con las raíces. Los jóvenes desarraigados hoy, piden ayuda, quieren reencontrar la raíz, por eso yo insisto tanto en el diálogo entre ancianos y jóvenes. Que dialoguen con los padres, pero los ancianos. Porque allí están las raíces, un poco lejanas, para evitar los conflictos que puede haber con las raíces más próximas, la de los padres. Pero los jóvenes hoy tienen necesidad de reencontrar las raíces. Cualquier cosa que vaya contra la raíz les roba la esperanza.

De verdad, sobre esa ley no quiero expresarme porque no la he leído y no me gusta hablar de aquello que no he estudiado bien.

Y después, Valentina es mexicana, y México ha sufrido tanto. Yo pido a todos por solidaridad con la decana (Valentina), una oración por la patria, gracias.

Antonio Gasparoni, de ANSA: Santidad, en nombre del grupo italiano quiero hacerle una pregunta sobre la cuestión de los inmigrantes. En particular, sobre que recientemente la Iglesia italiana ha expresado, digamos así, una especie de comprensión sobre la nueva política del gobierno de restringir la salida de Libia en barcos.

Se ha escrito también que sobre esto tuvo usted un encuentro con el Presidente del Consejo, Gentiloni. Querríamos saber si efectivamente en este encuentro se ha hablado de este tema, y sobre todo qué piensa usted de esta política de cerrar las salidas, considerando también el hecho de que después los inmigrantes que se quedan en Libia, como ha sido también documentado por investigaciones, viven en condiciones deshumanas, en condiciones muy, muy precarias. Gracias.

Papa Francisco: El encuentro con el ministro Gentiloni ha sido un encuentro personal y no sobre este argumento, fue antes de este problema, que salió fuera después, algunas semanas después. Casi un mes después. Primero de este problema. Segundo, yo siento el deber y gratitud por Italia y Grecia porque han abierto el corazón a los inmigrantes.

Pero no basta con abrir el corazón, el problema del inmigrante es: primero un corazón abierto siempre, también es un mandamiento de Dios ¿no?: “Recibe, porque tú has sido esclavo en Egipto”. Pero un gobierno debe gestionar ese problema con la virtud propia del gobernador: la prudencia. ¿Qué significa? Primero: ¿Cuantos puestos tengo?

Segundo: No solo recibir, integrar, integrar. Yo he visto ejemplos, aquí en Italia, de integraciones preciosas. He ido a la universidad Roma Tre y me hicieron preguntas cuatro estudiantes. Una era la última. Yo la miraba y decía: ‘esta cara la conozco’. Era una que, menos de un año antes, ha venido con Lesbos con mi en el avión, ha aprendido la lengua, estudia biología, le han convalidado las materias y ha continuado. Ha aprendido la lengua. Esto se llama integrar, en otro vuelo, creo cuando volvíamos Suecia, he hablado de la política de integración de Suecia como un modelo. Pero también Suecia ha dicho con prudencia: este número yo no puedo. Porque existe el peligro de la no integración.

Tercero: es un problema humanitario, lo que usted decía.  La humanidad rinde consciencia de estos lager, las condiciones, que usted hablaba, el desierto. Yo he visto las fotografías. Primero de los explotadores. Usted hablaba del gobierno italiano, me da la impresión de que está haciendo de todo, en labor humanitaria, para resolver el problema que no puede asumir. Corazón siempre abierto, prudencia, integración y cercanía humanitaria.

Y hay una última cosa que quiero decir, sobre todo para África. Hay en el inconsciente nuestro un otro, un principio: África debe ser explotada. Hoy en Cartagena hemos visto un ejemplo de la explotación humana en cualquier caso. Un jefe de gobierno ha dicho una verdad sobre esto: los que huyen de la guerra son otro problema, pero hay muchos que huyen del hambre. Invirtamos allí para que crezcan, pero en el inconsciente colectivo está la cuestión de que cuando los países desarrollados van a África es para explotarla.

África es amiga y debe ser ayudada a crecer. Hoy otros problemas de guerra van por otro lado. No sé si con esto he clarificado.

I Media: Santidad, hoy usted ha hablado de Venezuela luego del ángelus. Usted ha pedido que se rechace todo tipo de violencia en la vida política. El jueves, después de la Misa en Bogotá, usted ha saludado a cinco obispos venezolanos.

Lo sabemos todos, la Santa Sede está y ha estado muy comprometida por un diálogo con ese país. Desde hace meses usted pide el fin de toda violencia. Pero el Presidente Maduro, por un lado, tiene palabras muy violentas contra los obispos, de otro lado dice que está con el Papa Francisco. ¿No sería posible tener palabras más fuertes y quizás más claras? Gracias Santidad

Papa Francisco: Creo que la Santa Sede ha hablado fuerte y claramente. Lo que dice el Presidente Maduro, que lo explique él. Yo no sé qué tiene en su mente, pero la Santa Sede ha hecho mucho enviando allí al grupo de trabajo de 4 expresidentes. Ha enviado a un nuncio de primer nivel. Después ha hablado con personas, ha hablado públicamente.

Yo muchas veces en el Ángelus he hablado de la situación buscando siempre una salida, ayudando, ofreciendo ayuda para salir. Parece que la cosa es muy difícil, y lo más doloroso es el problema humanitario, tanta gente que escapa o sufre. Debemos ayudar a resolverlo de todas maneras. Yo creo que la ONU debe hacerse sentir también allí para ayudar.

Greg Burke: Gracias Santidad, creo que debemos irnos.

Papa Francisco: ¿Por las turbulencias? Dicen que hay alguna turbulencia y tenemos que irnos. Muchas gracias por vuestro trabajo. Y una vez más quisiera agradecer el ejemplo del pueblo colombiano. Y querría terminar con una imagen. Lo que más me ha llegado de los colombianos en las cuatro ciudades ha sido la gente en las calles, saludándome.

Lo que más me ha llegado es que el papá, la mamá, alzaban a sus niños para hacérselo ver al Papa para que el Papa lo bendijera. Como diciendo: este es mi tesoro, esta es mi esperanza. Este es mi futuro. Yo te creo. Esto me ha llegado. La ternura, los ojos de esos padres, de esas madres. Precioso, precioso. Esto es un símbolo. Símbolo de esperanza, de futuro. Un pueblo que es capaz de hacer hijos y después los muestra, los hace ver así, como diciendo: este es mi tesoro, es un pueblo que tiene esperanza y tiene futuro. Muchas gracias.

LOS 10 GESTOS QUE MARCARON LA VISITA DEL PAPA FRANCISCO A COLOMBIA


Los 10 gestos que marcaron la visita del Papa Francisco a Colombia
Por María Ximena Rondón
Foto: Nelson Cárdenas




BOGOTÁ, 10 Sep. 17 / 07:35 pm (ACI).- La visita del Papa Francisco a Colombia estuvo marcada por intensos encuentros con las víctimas del conflicto armado, por su llamado a defender la vida humana, sus gestos de humildad y también por la apertura de corazón de los colombianos.

Aquí dejamos los diez gestos que marcaron esta visita apostólica que el Santo Padre realizó al país sudamericano del 6 al 10 de septiembre.

1.- La tierna bendición de una niña

Durante su visita al Hogar de San José en Medellín el 9 de septiembre, una niña se acercó hacia el Papa, lo abrazó y lo bendijo con la señal de la Cruz. 


2.- El humor del Papa tras el accidente que sufrió

El Santo Padre saludaba a la gente mientras iba en el papamóvil en Cartagena, pero este frenó bruscamente y el Papa se golpeó la cabeza. Según informaron fuentes oficiales del Vaticano, lo curó Lorenza Pérez, una mujer de 50 años que acoge y cocina para niños pobres en su casa.

Al salir de su vivienda, los periodistas le preguntaron al Papa cómo se sentía después del golpe y él respondió con humor: “me dieron una puñada”.





3.- Su encuentro con una mujer que perdió a toda su familia en un atentado

El 8 de septiembre, tras su regreso de Villavicencio, el Papa Francisco escuchó fuera de la Nunciatura Apostólica el testimonio de una mujer que perdió a toda su familia en un ataque perpetrado por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y que le expresó su deseo de perdonarlos.

Cuando terminó de hablar, el Pontífice la abrazó y luego, visiblemente conmovido, repitió las palabras que ella pronunció: “Dios perdona en mí”. Luego afirmó que solo el Padre puede conseguir “la reconciliación concreta con la verdad, la justicia y la misericordia”.

El 8 de septiembre en Villavicencio el Papa Francisco presidió el Gran Encuentro de Oración por la Reconciliación nacional. Allí escuchó los desgarradores testimonios de cuatro víctimas del conflicto armado.

Después les dirigió estas palabras de ánimo, esperanza y perdón utilizando como ejemplo el Cristo Roto de Bojayá, que fue el testigo mudo de la masacre de más de 100 personas en una iglesia en Bojayá perpetrada en el 2002 durante un enfrentamiento entre los paramilitares y la guerrilla de las FARC.

“Cristo roto y amputado, para nosotros es ‘más Cristo’ aún, porque nos muestra una vez más que Él vino para sufrir por su pueblo y con su pueblo”, expresó. 


5.- No se dejen robar la alegría y la esperanza

Cuando llegó a la Nunciatura Apostólica en Bogotá el 6 de septiembre, el Santo Padre fue recibido por un grupo de jóvenes en situación de vulnerabilidad social y de indigencia a quienes les pidió que “no se dejen robar la alegría y la esperanza”.

“Hasta los más chicos pueden ser héroes y los más pobres. Vivieron engañados, se equivocan, se levantan, y son héroes y van adelante ¡Sigan adelante! ¡Sigan adelante así!”, les dijo.




6.- La beatificación de dos mártires colombianos

El Pontífice presidió la Misa de beatificación de los dos mártires colombianos Mons. Jesús Jaramillo, Obispo de Arauca, y el P. Pedro Ramírez, conocido como el Cura de Armero.

Ante medio millón de personas provenientes de una de las zonas más castigadas por el conflicto armado durante cinco décadas, el Papa destacó que estos dos nuevos beatos son la “expresión de un pueblo que quiere salir del pantano de la violencia y el rencor.


7.- La falta de vocaciones es “cuento chino”

En su encuentro con los sacerdotes, religiosos y seminaristas en la Plaza de la Macarena en Medellín el 8 de septiembre, el Papa Francisco afirmó que la falta de vocaciones en la Iglesia es un “cuento chino”.

“A mí que no me vengas con el cuento, de que: ‘No claro, no hay tantas vocaciones de especial consagración, porque con esta crisis que vivimos…’ eso ¿Sabes qué es? cuento chino, ¿Clarito? Aún en medio de esta crisis Dios sigue llamando”, expresó.


8.- Una exhortación para los obispos latinoamericanos

Durante su jornada en Bogotá, que tuvo lugar el 7 de septiembre, el Santo Padre se reunió con el Comité Directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y pronunció un discurso donde alertó a los obispos sobre el riesgo de la burocratización y el aburguesamiento en la Iglesia en América Latina.

“Si queremos servir desde el CELAM, a nuestra América Latina, lo tenemos que hacer con pasión. Hoy hace falta pasión”.

En ese sentido, Francisco invitó a los obispos a “poner el corazón en todo lo que hagamos, pasión de joven enamorado y de anciano sabio, pasión que transforma las ideas en utopías viables, pasión en el trabajo de nuestras manos, pasión que nos convierte en continuos peregrinos en nuestras Iglesias”.


9.- El llamado a defender y cuidar la vida humana

En su primera Misa celebrada el 7 de septiembre en el Parque Simón Bolívar en Bogotá, el Papa Francisco hizo un llamado a convertirse en una “red vigorosa” que trabaje por “la defensa y en el cuidado de la vida humana”.

El Santo Padre también hizo este llamado ese mismo día en su discurso a los obispos de Colombia en el Palacio Cardenalicio en Bogotá.




10.- La oración ante la imagen de la Virgen de Chiquinquirá, Patrona de Colombia

El 7 de septiembre, tras recibir las llaves de la ciudad de Bogotá de manos del alcalde, el Pontífice fue a la Catedral para rezar ante la patrona de Colombia, la Virgen de Chiquinquirá.

Esta imagen fue traída desde su santuario, que está ubicado en la ciudad de Chiquinquirá, en el departamento de Boyacá.

AL VOLVER DE COLOMBIA EL PAPA FRANCISCO REZA A LA VIRGEN EN SANTA MARÍA LA MAYOR


Al volver de Colombia el Papa Francisco reza a la Virgen en Santa María la Mayor


VATICANO, 11 Sep. 17 / 06:57 am (ACI).- Como suele hacer al iniciar y al concluir sus viajes internacionales, el Papa Francisco se dirigió a rezar a la Basílica de Santa María la Mayor para poner a los pies de la Virgen el viaje que realizó a Colombia del 6 al 10 de septiembre.

El Santo Padre, alrededor de media hora después de haber aterrizado proveniente de Cartagena, rezó a la imagen de la Salus Populi Romani (Protectora del pueblo romano) por los frutos de su viaje a Colombia.

Antes de dirigirse a Colombia, el Pontífice rezó a la imagen mariana para encomendar su viaje, y le ofreció un ramo de flores amarillas, rojas y azules, los colores de la bandera del país sudamericano.

El Papa llegó a Roma tras concluir un intenso viaje que lo llevó a las ciudades colombianas de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

PAPA FRANCISCO SE DESPIDE DE COLOMBIA Y ALIENTA A NO QUEDARSE EN EL PRIMER PASO



Papa Francisco se despide de Colombia y alienta a no quedarse en el primer paso
Por María Ximena Rondón



CARTAGENA, 10 Sep. 17 / 07:07 pm (ACI).- Tras celebrar la última Misa de su visita apostólica en Colombia, el Papa Francisco se despidió de los fieles y los invitó a no quedarse solo en el primer paso, sino a seguir caminando como hizo San Pedro Claver.

El Pontífice fue recibido en el aeropuerto internacional Rafael Núñez por el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos junto con su esposa.

Para despedirlo un grupo de 160 artistas vestidos con coloridos y vistosos trajes bailaron el carnaval de Cartagena. Los colombianos presentes también agitaron pañuelos blancos para decirle adiós.

En su mensaje de despedida, que pronunció después de la Misa en el área portuaria de Contecar, el Papa Francisco expresó su agradecimiento a todos los que colaboraron para hacer realidad esta visita.  

“Han sido días intensos y hermosos en los que he podido encontrar a tantas personas, y conocer tantas realidades que me han tocado el corazón. Ustedes me han hecho mucho bien”, expresó.

“Queridos hermanos, quisiera dejarles una última palabra: no nos quedemos en ‘dar el primer paso’, sino que sigamos caminando juntos cada día para ir al encuentro del otro, en busca de la armonía y de la fraternidad. No podemos quedarnos parados”, manifestó.

Al respecto recordó la labor de San Pedro Claver que pasó en Cartagena 40 años de “esclavitud voluntaria, de incansable labor en favor de los más pobres”.

“Su ejemplo nos hace salir de nosotros mismos e ir al encuentro del prójimo. Colombia, tu hermano te necesita, ve a su encuentro llevando el abrazo de paz, libre de toda violencia, esclavos de la paz, para siempre”, expresó.

En un telegrama de despedida enviado al Presidente Juan Manuel Santos, el Papa Francisco expresó que “con renovada gratitud por la hospitalidad que recibí, le aseguro a su excelencia y a todo el amado pueblo de Colombia mis continuas oraciones por la paz y la prosperidad de la nación.

“Como un compromiso de paz en el Señor, invoco sobre ustedes las bendiciones abundantes de Dios”, agregó.

Se espera que durante el vuelo hacia Italia ofrezca su habitual rueda de prensa y que tras desembarcar se dirija a la Basílica de Santa María la Mayor para llevarle flores a la imagen de la Salus Populi Romani, como suele hacer antes y después de cada viaje internacional.  

Tras la ceremonia de despedida, el Santo Padre abordó el avión que aterrizará en Roma el lunes 11 de septiembre alrededor del mediodía (hora local).

LOS MOMENTOS INOLVIDABLES DEL PASO DEL PAPA FRANCISCO EN CARTAGENA


Los momentos inolvidables del paso del Papa Francisco en Cartagena


CARTAGENA, 10 Sep. 17 / 07:12 pm (ACI).- En el último día de su estadía en Colombia, el Papa Francisco recorrió la ciudad de Cartagena donde visitó dos instituciones dedicadas a la caridad, la casa santuario de San Pedro Claver y celebró una multitudinaria Misa.

Aquí algunos momentos inolvidables que marcaron la jornada de la fase final del viaje del Pontífice.



1. Los niños que le colocaron el sombrero ‘vueltiao’ al Papa

A su llegada al aeropuerto de Cartagena, un grupo de niños vestidos con trajes típicos de la zona y elegidos por la Iglesia, se acercaron al Santo Padre para obsequiarle el tradicional sombrero ‘vueltiao’, que fue elaborado por expertos artesanos.


2. El tierno abrazo de una niña a su llegada al aeropuerto

Al descender del avión, el Papa recibió el tierno abrazo de una niña colombiana vestida con un traje típico de Cartagena. Esta se arrodilló frente al Pontífice para darle el abrazo.


3. El mural del Papa Francisco que preparó un barrio de Cartagena

El barrio San Francisco, en Cartagena, preparó un mural para la visita del Santo Padre.


4. Los felices pilotos de avión que transportaron al Papa a Cartagena

Para el trayecto desde el aeropuerto militar de Bogotá a Cartagena, el Papa voló en un avión de Avianca de última generación. El piloto y copiloto decidieron tomarse una fotografía para expresar la alegría de transportar al Pontífice.



5. La visita del Papa a la mujer que dedica su vida a alimentar al hambriento

El Papa visitó la casa de Lorenza Pérez, una mujer de 77 años que dedica su vida a cocinar y distribuir alimentos a los más necesitados desde hace más de 50 años en el barrio de San Francisco.



6. Los obsequios que recibió el Papa

Entre los objetos que recibió a su paso por Cartagena, el Pontífice recibió una estola blanca, un tradicional sombrero ‘vueltiao’, artesanías, un libro de viajes y una escultura de Cristo crucificado.


7. La habitación del Palacio Arzobispal donde descansó el Papa

Esta fue la sobria habitación donde el Papa descansó en horas de la tarde ante de dirigirse a la zona de Contecar para celebrar la Santa Misa.









8. Encuentro del Papa Francisco con los jesuitas de Cartagena

Al mediodía el Santo Padre mantuvo un encuentro con representantes de la Compañía de Jesús de Colombia en el claustro de Santo Domingo.




9. El Papa rezando ante los restos de San Pedro Claver

El Papa Francisco visitó la Casa Santuario de San Pedro Claver, el misionero y sacerdote jesuita que entregó su vida para aliviar el sufrimiento de los esclavos.


10. La colorida despedida del Papa en Colombia

Bailes típicos y coloridos trajes fueron los protagonistas de la despedida del Papa Francisco en Colombia. A las 7:00 p.m. el Santo Padre arribó el avión en dirección al aeropuerto de Roma, en Italia.