jueves, 30 de marzo de 2017

PAPA FRANCISCO: SOLO DESDE EL AMOR EN LA FAMILIA SE PUEDE REGENERAR EL MUNDO


Solo desde el amor en la familia se puede regenerar el mundo, afirma el Papa
Por Álvaro de Juana
Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa



 (ACI).- El Papa Francisco ha escrito que “solamente partiendo del amor la familia puede manifestar, difundir y regenerar el amor de Dios en el mundo. Sin amor no se puede vivir como hijos de Dios, como cónyuges, padres y hermanos”.

Estas palabras del Pontífice se encuentran en la carta de preparación al Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar del 21 al 26 de agosto de 2018 en Dublín (Irlanda) y al que está previsto la asistencia del Papa Francisco.


El encuentro se celebrará bajo el tema “El Evangelio de la Familia: alegría para el mundo” y está organizado por el nuevo Dicasterio de Laicos, Familia y Vida que preside el Cardenal Kevin Farrel.

En la carta, el Pontífice quiere “ofrecer algunas indicaciones precisas” para que también las familias “profundicen en su reflexión” sobre la Exhortación postsinodal Amoris Laetitia.

“Nos podríamos preguntar: ¿El Evangelio sigue siendo alegría para el mundo? Y también: ¿La familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy?” escribe Francisco.


“El amor de Dios es su ‘sí’ a toda la creación y al corazón de la misma, que es el hombre. Es el ‘sí’ de Dios a la unión entre el hombre y la mujer, abierta a la vida y al servicio de ella en todas sus fases; es el ‘sí’ y el compromiso de Dios con una humanidad a menudo herida, maltratada y dominada por la falta de amor”.

En la carta, también pregunta a las familias si “viven partiendo del amor, por el amor y en el amor” puesto que esto significa “darse, perdonarse, no perder la paciencia, anticiparse al otro, respetarse”.

Tres palabras

Como ya ha hecho en varias ocasiones, el Papa destaca la importancia de 3 palabras: “permiso”, “gracias”, “lo siento” e invita a utilizarlas en la familia.

“Sueño con una Iglesia en salida, no autorreferente, una Iglesia que no pase lejos de las heridas del hombre, una Iglesia misericordiosa que anuncie el corazón de la revelación de Dios Amor que es la Misericordia”, asegura.

Francisco se muestra convencido de que “las familias cristianas sean lugares de misericordia y testigos de misericordia” y desea que lo sean todavía más traes este encuentro en Dublín.

En la conferencia de prensa de presentación de la Carta en el Vaticano, el Cardenal Farrrel deseó que el evento pueda “incidir visiblemente en la intensa comunión de todo el pueblo de Dios y de todas las familias cristianas en torno al Papa”.

Además, solicita “el protagonismo activo de todas las comunidades eclesiales y de los responsables pastorales a varios niveles para que cada experiencia venga recogida y y hecha circular, través a través de los medios de comunicación”.

En la presentación también intervino el Arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, quien se preguntó “¿Qué es lo que inspira al Papa Francisco en su deseo de renovación?”. En su opinión, “existe el peligro de que cada persona busque su propia idea que no es realmente la de visión de renovación auténtica del Papa”.

Por otro lado, afirmó que “la familia está llamada a ser el lugar en el que los esposos se amen no de un modo vagamente romántico, sino dentro de la realidad y las dificultades diarias”. “Vivir el amor en familia implica que sus miembros sepan cómo donarse con generosidad, sepan perdonar, sepan no perder nunca la paciencia, pero sobre todo sepan tender la mano y comprender al otro respetándose”.

PAPA FRANCISCO INVITA A PREGUNTARSE EN CUARESMA: HE DEFRAUDADO EN ALGO AL SEÑOR?


Papa Francisco invita a preguntarse en Cuaresma: ¿He defraudado en algo al Señor?
Por Álvaro de Juana
Foto: L'Osservatore Romano




VATICANO, 30 Mar. 17 / 04:47 am (ACI).- En la homilía del Papa Francisco en la Misa de Santa Marta, el Papa Francisco pidió a los fieles preguntarse si han defraudado a Dios y si son esclavos de algunos ídolos que lo alejan de Él.

Las palabras del Santo Padre se centraron en esta ocasión en el “sueño y la desilusión de Dios” y al comentar la lectura del Libro del Éxodo recordó que el pueblo le “traiciona” y así Dios “comienza a sentirse defraudado”.

Se trata del pasaje de la Biblia en el que Dios llama a Moisés para entregarle las Tablas de la Ley, pero mientras, el pueblo “no tuvo paciencia” y fabrica un becerro de oro. Un dios “para divertirse” con el que se “olvidaron de Dios que los salvaba”.

“Olvidar a Dios que nos ha creado, que nos ha hecho crecer, que nos ha acompañado en la vida: esta es la desilusión de Dios. Y muchas veces en el Evangelio, Jesús en las parábolas, habla de aquel hombre que planta una viña y después falla, porque los operarios la quieren para ellos”.

“¡En el corazón del hombre siempre existe esta inquietud!”, exclamó. “No está satisfecho de Dios, del amor fiel. El corazón del hombre está siempre dirigido a la infidelidad. Y esta es la tentación”, añadió.

Dios, “por medio de un profeta, reprobará a este pueblo” que “no es constante, no sabe esperar, se ha pervertido”.

“Dios se desilusiona: la infidelidad del pueblo. Y también nosotros somos pueblo de Dios y conocemos bien como es nuestro corazón y cada día tenemos que retomar el camino para no irnos lentamente hacia los ídolos, hacia las fantasías, hacia la mundanidad, hacia la infidelidad”.

“Creo que hoy nos hará bien pensar en el Señor defraudado: ‘Dime Señor, ¿te sientes defraudado por mí?’. Seguro que en algo sí, pero pensad y haceros esta pregunta”, dijo en la homilía.

Sin embargo, Dios “tiene un corazón tierno, un corazón de padre”. Por ello, invitó a pensar “si Dios llora por mi” y “si yo me he alejado del Señor”.

“¿Cuántos ídolos tengo que no soy capaz de quitarme de encima y que me esclavizan? Esa idolatría que tenemos dentro. Y Dios llora por mí”.

“Pensemos hoy en esta desilusión de Dios que nos ha hecho para el amor y sin embargo nosotros vamos a buscar amor, bienestar, pasarlo bien en otros lugares y no en Su amor”, pidió.

“Si nos alejamos de este amor que nos ha criado. Y este es un pensamiento de Cuaresma. Nos hará bien. Y esto hacerlo todos los días; un pequeño examen de conciencia: ‘Señor, sabes que has tenido muchos sueños sobre mí, yo sé que me he alejado, pero dime dónde, cómo, para regresar’. Y la sorpresa será que Él siempre nos espera, como el padre del hijo pródigo, que lo vio venir desde lejos porque lo esperaba”.

Lectura comentadas por el Papa: 

Primera lectura

Éxodo 32:7-14
7 Entonces habló Yahveh a Moisés, y dijo: «¡Anda, baja! Porque tu pueblo, el que sacaste de la tierra de Egipto, ha pecado.
8 Bien pronto se han apartado el camino que yo les había prescrito. Se han hecho un becerro fundido y se han postrado ante él; le han ofrecido sacrificios y han dicho: "Este es tu Dios, Israel, el que te ha sacado de la tierra de Egipto."»
9 Y dijo Yahveh a Moisés: «Ya veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz.
10 Déjame ahora que se encienda mi ira contra ellos y los devore; de ti, en cambio, haré un gran pueblo.»
11 Pero Moisés trató de aplacar a Yahveh su Dios, diciendo: "¿Por qué, oh Yahveh, ha de encenderse tu ira contra tu pueblo, el que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y mano fuerte?
12 ¿Van a poder decir los egipcios: Por malicia los ha sacado, para matarlos en las montañas y exterminarlos de la faz de la tierra? Abandona el ardor de tu cólera y renuncia a lanzar el mal contra tu pueblo.
13 Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel, siervos tuyos, a los cuales juraste por ti mismo: Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; toda esta tierra que os tengo prometida, la daré a vuestros descendientes, y ellos la poseerán como herencia para siempre.»
14 Y Yahveh renunció a lanzar el mal con que había amenazado a su pueblo.

TEXTO: CARTA DEL PAPA FRANCISCO POR EL ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS EN DUBLÍN


TEXTO: Carta del Papa Francisco por el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín
 Foto: Aciprensa





VATICANO, 30 Mar. 17 / 05:35 am (ACI).- El Papa Francisco ha escrito una carta para ayudar a las familias en la preparación del Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en agosto de 2018 en Dublín, Irlanda.

En ella, el Pontífice escribe que "el amor de Dios es su 'sí' a toda la creación y al corazón de la misma, que es el hombre. Es el 'sí' de Dios a la unión entre el hombre y la mujer, abierta a la vida y al servicio de ella en todas sus fases".


"Sueño con una Iglesia en salida, no autorreferente, una Iglesia que no pase lejos de las heridas del hombre, una Iglesia misericordiosa que anuncie el corazón de la revelación de Dios Amor que es la Misericordia", dice Francisco.

A continuación, el texto completo de la Carta del Papa Francisco:

Al Venerado Hermano el cardenal KEVIN FARRELL


Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida

Al final del VIII Encuentro Mundial de las Familias, celebrado en Filadelfia en septiembre de 2015, anuncié que el encuentro sucesivo con las familias católicas de todo el mundo tendría lugar en Dublín. Ahora, con el deseo de comenzar su preparación, me complazco en confirmar que se desarrollará del 21 al 26 de agosto de 2018, sobre el tema: “El Evangelio de la familia: alegría para mundo”. Y con respecto a este tema y a su desarrollo quisiera ofrecer algunas indicaciones más precisas. Deseo, efectivamente, que las familias puedan profundizar en la reflexión y la condivisión de los contenidos de la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris Laetitia

Nos podríamos preguntar: ¿El Evangelio sigue siendo alegría para el mundo? Y también: ¿La familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy?

¡Yo estoy seguro de que sí! Y este “sí” está firmemente fundado en el plan de Dios. El amor de Dios es su “sí” a toda la creación y al corazón de la misma, que es el hombre. Es el “sí” de Dios a la unión entre el hombre y la mujer, abierta a la vida y al servicio de ella en todas sus fases; es el “sí” y el compromiso de Dios con una humanidad a menudo herida, maltratada y dominada por la falta de amor. La familia, por lo tanto, es el “sí” del Dios Amor. Solamente partiendo del amor la familia puede manifestar, difundir y regenerar el amor de Dios en el mundo. Sin amor no se puede vivir como hijos de Dios, como cónyuges, padres y hermanos.

Quiero hacer hincapié en la importancia de que las familias se pregunten a menudo si viven partiendo del amor, por el amor y en el amor. Esto significa concretamente darse, perdonarse, no perder la paciencia, anticiparse al otro, respetarse. ¡Cómo mejoraría la vida familiar si cada día se vivieran las tres sencillas palabras “permiso”, “gracias”, “lo siento”! Todos los días experimentamos la fragilidad y la debilidad, y por eso todos nosotros, familias y pastores, necesitamos una humildad renovada que plasme el deseo de formarnos, de educarnos y de ser educados, de ayudar y de ser ayudados, de acompañar, discernir e integrar a todos los hombres de buena voluntad.

Sueño con una Iglesia en salida, no autorreferente, una Iglesia que no pase lejos de las heridas del hombre, una Iglesia misericordiosa que anuncie el corazón de la revelación de Dios Amor que es la Misericordia. Es la misma misericordia que nos hace nuevos en el amor; y sabemos cuanto las familias cristianas sean lugares de misericordia y testigos de misericordia; después del Jubileo extraordinario lo serán todavía más, y el Encuentro de Dublín podrá dar señales concretas.

Invito, pues, a toda la Iglesia a recordar estas indicaciones en la preparación pastoral para el próximo Encuentro Mundial.


Ante Usted, querido Hermano, junto con sus colaboradores, se presenta la tarea de conjugar de una forma especial la enseñanza de Amoris Laetitia, con la cual la Iglesia desea que las familias estén siempre en camino, en esa peregrinación interior que es una manifestación de vida auténtica

Mi pensamiento se dirige de manera especial a la archidiócesis de Dublín y a toda la querida Nación irlandesa, por la generosa hospitalidad y el esfuerzo que implica organizar un evento de esta magnitud. ¡Que el Señor os recompense a partir de ahora, concediéndoos en abundancia favores celestes!

La Sagrada Familia de Nazaret guíe, acompañe y bendiga vuestro servicio y a todas las familias involucradas en la preparación del gran Encuentro Mundial de Dublín.

Desde el Vaticano, 25 de marzo de 2017

CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO SOBRE ABRAHAM Y LA ESPERANZA


TEXTO: Catequesis del Papa Francisco sobre Abraham y la esperanza
Foto: Lucía Ballester / ACI Prensa




VATICANO, 29 Mar. 17 / 05:01 am (ACI).- El Papa Francisco habló de Abraham y de su “esperanza contra toda esperanza” que le hizo fiarse de Dios y salir de la desesperación.

En una nueva Catequesis en la Audiencia General, pidió a los fieles abrir “sus corazones” porque la “fuerza de Dios llevará adelante y hará cosas milagrosas y les enseñará qué es la esperanza. Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto”.

“¡Esta es la paradoja y al mismo tiempo el elemento más fuerte, más alto de nuestra esperanza! Una esperanza fundada en una promesa que del punto de vista humano parece incierta e impredecible, pero que no disminuye ni siquiera ante la muerte, cuando a prometer es el Dios de la Resurrección y de la vida”, dijo Francisco.

A continuación, el texto completo de la catequesis:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El pasaje de la Carta de San Pablo a los Romanos que hemos apenas escuchado nos da un gran don. De hecho, estamos acostumbrados a reconocer en Abraham a nuestro padre en la fe; hoy el Apóstol nos hace comprender que Abraham es para nosotros padre de la esperanza; no sólo padre en la fe, sino padre en la esperanza. Y esto porque en su historia podemos ya aprehender un anuncio de la Resurrección, de la vida nueva que vence el mal y la misma muerte.

En el texto se dice que Abraham creyó en Dios «que da vida a los muertos y llama a la existencia a las cosas que no existen» (Rom 4,17); y luego se precisa: «Su fe no flaqueó, al considerar que su cuerpo estaba como muerto y que también lo estaba el seno de Sara» (Rom 4,19). Así, esta es la experiencia a la cual estamos llamados a vivir también nosotros. El Dios que se revela a Abraham es el Dios que salva, el Dios que hace salir de la desesperación y de la muerte, el Dios que llama a la vida. En la historia de Abraham todo se convierte en un himno al Dios que libera y regenera, todo se hace profecía. Y lo hace para nosotros, para nosotros que ahora reconocemos y celebramos el cumplimiento de todo esto en el misterio de la Pascua. Dios de hecho, «resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesús» (Rom 4,24), para que también nosotros podamos pasar en Él de la muerte a la vida. Y de verdad entonces Abraham puede bien llamarse «padre de muchos pueblos», en cuanto resplandece como anuncio de una humanidad nueva – nosotros – rescatada por Cristo del pecado y de la muerte e introducida una vez para siempre en el abrazo del amor de Dios.

A este punto, Pablo nos ayuda a poner en evidencia el vínculo estrecho entre la fe y la esperanza. Él de hecho afirma que Abraham «creyó, esperando contra toda esperanza» (Rom 4,18). Nuestra esperanza no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos; y se manifiesta ahí donde no hay más esperanza, donde no hay nada más en que esperar, justamente como sucedió con Abraham, ante su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara. Era el final para ellos, no podían tener hijos y ahí, en esa situación, Abraham cree y tuvo esperanza contra toda esperanza. ¡Y esto es grande! La gran esperanza hunde sus raíces en la fe, y justamente por esto es capaz de ir más allá de toda esperanza. Sí, porque no se funda en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios. También en este sentido, entonces, estamos llamados a seguir el ejemplo de Abraham, quien, a pesar de la evidencia de una realidad que parece destinada a la muerte, confía en Dios, «plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete» (Rom 4,21). Me gustaría hacerles una pregunta, ¿eh?: ¿Nosotros, todos nosotros, estamos convencidos de esto? ¿Estamos convencidos que Dios nos quiere mucho y que todo aquello que nos ha prometido está dispuesto a llevarlo a cumplimiento? Pero Padre, ¿Cuánto debemos pagar por esto? (El Señor responde): “Hay un precio: abrir el corazón”. Abran sus corazones y esta fuerza de Dios llevará adelante y hará cosas milagrosas y les enseñará que cosa es la esperanza. Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto.

¡Esta es la paradoja y al mismo tiempo el elemento más fuerte, más alto de nuestra esperanza! Una esperanza fundada en una promesa que del punto de vista humano parece incierta e impredecible, pero que no disminuye ni siquiera ante la muerte, cuando a prometer es el Dios de la Resurrección y de la vida. Esto no lo promete uno cualquiera, ¡no! Quien lo promete, es el Dios de la Resurrección y de la vida.

Queridos hermanos y hermanas, pidamos hoy al Señor la gracia de permanecer instaurados no tanto en nuestras seguridades, en nuestras capacidades, sino en la esperanza que surge de la promesa de Dios, como verdaderos hijos de Abraham. Cuando Dios promete, lleva a cumplimiento aquello que promete. Jamás falta a su palabra. Y entonces nuestra vida asumirá una luz nueva, en la conciencia de que Quien ha resucitado a su Hijo, resucitará también a nosotros y nos hará de verdad una cosa sola con Él, junto a todos nuestros hermanos en la fe. Todos nosotros creemos. Hoy estamos todos en la plaza, alabemos al Señor, cataremos el Padre Nuestro, luego recibiremos la bendición… pero esto pasa. Pero esto, también, es una promesa de esperanza. Si nosotros hoy tenemos el corazón abierto, les aseguro que todos nosotros nos encontraremos en la plaza del Cielo por siempre, que no pasa nunca. Y esta es la promesa de Dios. Y esta es nuestra esperanza, si nosotros abrimos nuestros corazones. Gracias.

martes, 28 de marzo de 2017

IMÁGENES VARIADAS DEL PAPA FRANCISCO































PAPA FRANCISCO: VIVES TRISTE, AMARGADO Y LAMENTÁNDOTE SIEMPRE?


¿Vives triste, amargado y lamentándote siempre? Esto es lo que te dice Papa Francisco
Por Álvaro de Juana
 Foto: L'Osservatore Romano





VATICANO, 28 Mar. 17 / 04:55 am (ACI).- Al comentar el Evangelio de día en el que Jesús cura a un paralítico, el Papa Francisco dijo que hay mucha gente que vive siempre triste, lamentándose de todo y afectada por la desgana, pero si quieren “sanar” solo tiene que escuchar a Jesús.

En la Misa matutina de Santa Marta, explicó que Jesús le pregunta al enfermo “¿quieres curarte?”. “Es bonito que Jesús siempre nos dice esto a nosotros: ‘¿quieres sanar?, ¿quieres ser feliz? ¿quieres mejorar tu vida?, ¿quieres estar lleno del Espíritu Santo?, ¿quieres sanar?’. Es palabra de Jesús. todos lo que estaban allí, enfermos, ciegos, cojos, paralíticos habrían dicho: ‘Sí, Señor, ¡Sí!’”.

“Pero este es un hombre extraño, y le responde a Jesús: ‘Señor, no tengo nadie que me meta en la piscina cuando el agua se agita y cuando yo voy a ella otro se adelanta y desciende a ella’. La respuesta es un lamento: ‘Mira Señor, que feo, que injusta ha sido la vida conmigo. Todos los otros pueden ir y curarse y yo desde hace 38 años lo busco y nada’”.

El Papa explicó que “este hombre era como el árbol plantado en las corrientes de agua, del que habla el primer salmo, ‘pero tenía las raíces secas’ y ‘esas raíces no llegaban al agua, no podía tomar la salud del agua’”.

“Esto se entiende por la actitud, los lamentos y por buscar siempre echar la culpa al otro: ‘Pero son los otros quienes van antes que yo, soy un pobrecito de 38 años’. Esto es un pecado muy feo, el pecado de la pereza. Este hombre estaba enfermo no tanto por la parálisis sino por la pereza, que es peor que tener el corazón tibio, todavía peor”.

“Es vivir porque vivo, pero sin querer seguir adelante, no tener deseos de hacer algo en la vida, haber perdido la memoria de la alegría. Este hombre ni siquiera conocía la alegría de nombre, la había perdido. Este es el pecado. Es una enfermedad fea: ‘Estoy cómodo así, me he acostumbrado. La vida ha sido injusta conmigo’. Y se ve el resentimiento, la amargura del corazón”.

Entonces Jesús le dice: “Levántate, toma tu camilla y camina”. Así es como el paralítico se cura, pero al ser sábado los doctores de la Ley le dicen a Jesús que no es lícito llevar la camilla: “Va en contra de las normas, no es de Dios ese hombre”.

El paralítico “se levantó con esa desgana” que hace “vivir porque es gratis el oxígeno”, hace “vivir siempre mirando a los otros que son más felices que yo” y si está “en la tristeza”, se olvida la alegría.

“La desidia –continuó– el Papa, es un pecado que paraliza, nos hace paralíticos. No nos deja caminar. También hoy el Señor nos mira a cada uno de nosotros, todos tenemos pecados, todos somos pecadores, pero mirando este pecado” dice “levántate”.

“Hoy el Señor a cada uno de nosotros nos dice: ‘Levántate, toma tu vida como sea, bonita, fea, como sea, tómala y ve adelante. No tengas miedo, ve adelante con tu camilla’. ‘Pero Señor, no es el último modelo de camilla’. ¡Ve hacia delante! ¡Con esa camilla fea, quizás, pero ve adelante! Es tu vida, es tu alegría. ‘¿Quieres curarte?’, es la primera pregunta que nos hace hoy el Señor. ‘Sí, Señor’. ‘Levántate’. Y en la antífona al comienzo de la Misa hemos escuchado ese inicio tan bonito: ‘Vosotros que tenéis sed venid a las aguas –es un agua gratis, que no se paga–. Saciaréis vuestra sed con alegría’.

“Si decimos al Señor ‘Sí, quiero sanar. Sí, Señor, ayúdame que quiero levantarme’, sabremos cómo es la alegría de la salvación”. 

Lecturas comentadas por el Papa:

Primera lectura
Ezequiel 47:1-9, 12

1 Me llevó a la entrada de la Casa, y he aquí que debajo del umnbral de la Casa salía agua, en dirección a oriente, porque la fachada de la Casa miraba hacia oriente. El agua bajaba de debajo del lado derecho de la Casa, al sur del altar.
2 Luego me hizo salir por el pórtico septentrional y dar la vuelta por el exterior, hasta el pórtico exterior que miraba hacia oriente, y he aquí que el agua fluía del lado derecho.
3 El hombre salió hacia oriente con la cuerda que tenía en la mano, midió mil codos y me hizo atravesar el agua: me llegaba hasta los tobillos.
4 Midió otros mil codos y me hizo atravesar el agua: me llegaba hasta las rodillas. Midió mil más y me hizo atravesar el agua: me llegaba hasta la cintura.
5 Midió otros mil: era ya un torrente que no pude atravesar, porque el agua había crecido hasta hacerse un agua de pasar a nado, un torrente que no se podía atravesar.
6 Entonces me dijo: «¿Has visto, hijo de hombre?» Me condujo, y luego me hizo volver a la orilla del torrente.
7 Y a volver vi que a la orilla del torrente había gran cantidad de árboles, a ambos lados.
8 Me dijo: «Esta agua sale hacia la región oriental, baja a la Arabá, desemboca en el mar, en el agua hedionda, y el agua queda saneada.
9 Por dondequiera que pase el torrente, todo ser viviente que en él se mueva vivirá. Los peces serán muy abundantes, porque allí donde penetra esta agua lo sanea todo, y la vida prospera en todas partes adonde llega el torrente.
12 A orillas del torrente, a una y otra margen, crecerán toda clase de árboles frutales cuyo follaje no se marchitará y cuyos frutos no se agotarán: producirán todos los meses frutos nuevos, porque esta agua viene del santuario. Sus frutos servirán de alimento, y sus hojas de medicina.»

Salmo responsorial
Salmo 46:2-3, 5-6, 8-9

2 Dios es para nosotros refugio y fortaleza, un socorro en la angustia siempre a punto.
3 Por eso no tememos si se altera la tierra, si los montes se conmueven en el fondo de los mares,
5 ¡Un río! Sus brazos recrean la ciudad de Dios, santificando las moradas del Altísimo.
6 Dios está en medio de ella, no será conmovida, Dios la socorre al llegar la mañana.
8 ¡Con nosotros Yahveh Sebaot, baluarte para nosotros, el Dios de Jacob!
9 Venid a contemplar los prodigios de Yahveh, el que llena la tierra de estupores.

Evangelio
Juan 5:1-16

1 Después de esto, hubo una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.
2 Hay en Jerusalén, junto a la Probática, una piscina que se llama en hebreo Betesda, que tiene cinco pórticos.
3 En ellos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, esperando la agitación del agua.
4 Porque el Angel del Señor bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua; y el primero que se metía después de la agitación del agua, quedaba curado de cualquier mal que tuviera.
5 Había allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
6 Jesús, viéndole tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dice: «¿Quieres curarte?»
7 Le respondió el enfermo: «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua; y mientras yo voy, otro baja antes que yo.»
8 Jesús le dice: «Levántate, toma tu camilla y anda.»
9 Y al instante el hombre quedó curado, tomó su camilla y se puso a andar. Pero era sábado aquel día.
10 Por eso los judíos decían al que había sido curado: «Es sábado y no te está permitido llevar la camilla.»
11 El le respondió: «El que me ha curado me ha dicho: Toma tu camilla y anda.»
12 Ellos le preguntaron: «¿Quién es el hombre que te ha dicho: Tómala y anda?»
13 Pero el curado no sabía quién era, pues Jesús había desaparecido porque había mucha gente en aquel lugar.
14 Más tarde Jesús le encuentra en el Templo y le dice: «Mira, estás curado; no peques más, para que no te suceda algo peor.»
15 El hombre se fue a decir a los judíos que era Jesús el que lo había curado.
16 Por eso los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en sábado.

EL PAPA FRANCISCO ALIENTA A DEFENDER LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN HASTA EL FINAL


El Papa Francisco alienta a defender la vida “desde la concepción hasta el final”
 Foto: Daniel Ibañez / ACI Prensa.





ROMA, 27 Mar. 17 / 05:38 pm (ACI).- En una reciente publicación en su cuenta de la red social Twitter, el Papa Francisco alentó a los fieles a defender la vida humana “desde la concepción hasta el final”.

El Santo Padre cuenta con más de 33 millones de seguidores en sus 9 cuentas en Twitter, en español, inglés, portugués, italiano, francés, alemán, árabe, polaco y latín. Solo en español, tiene más de 12,7 millones de seguidores.


Francisco recordó en su publicación que “custodiar el sacro tesoro de toda vida humana, desde la concepción hasta el final, es el mejor modo de prevenir cualquier forma de violencia”.

Durante su pontificado, el Papa Francisco ha alentado a defender la vida “en todas sus fases” y ha calificado el aborto y el infanticidio como “crímenes abominables”.

Durante el Año Jubilar de la Misericordia, que concluyó en noviembre de 2016, el Santo Padre permitió que todos los sacerdotes pudieran perdonar el pecado del aborto, algo reservado habitualmente a los obispos.

El Santo Padre extendió luego este permiso de forma indefinida.

domingo, 26 de marzo de 2017

PAPA FRANCISCO: PARA SEGUIR A JESÚS HAY QUE ABANDONAR LAS LUCES FALSAS Y CONFIAR EN ÉL


Papa Francisco: Para seguir a Jesús hay que abandonar las “luces falsas” y confiar en Él
Por Álvaro de Juana
 Foto: Alexey Gotovsky / ACI Prensa



VATICANO, 26 Mar. 17 / 05:12 am (ACI).- El Papa Francisco explicó este domingo antes del rezo del Ángelus que el cristiano está llamado a actuar como “hijo de la luz” y esto comporta una serie de cambios, como abandonar las “luces falsas” y los prejuicios que distorsionan.

Desde la ventana del Palacio Apostólico, el Papa comentó el Evangelio del día en el que Jesús devuelve la vista a un ciego de nacimiento. “Cristo le restituye la vista y obra este milagro con una especie de rito simbólico: primero mezcla la tierra con la saliva y la pone sobre los ojos del ciego. Después le ordena lavarse en la piscina de Siloé”.

El Pontífice subrayó que “estamos llamados a comportarnos como ‘hijos de la luz’” pero “esto exige un cambio radical de mentalidad, una capacidad de juzgar a los hombres y las cosas según una nueva escala de valores que viene de Dios”.

“¿Qué significa caminar en la luz?”, se preguntó. “Significa ante todo abandonar las luces falsas: la luz fría y fatua del prejuicio contra los otros, porque el prejuicio distorsiona la realidad y nos llena de aversión contra aquellos que juzgan sin misericordia y hace que condenemos”. "Cuando hablamos mal de los demás caminamos en las sombras", añadió.

“Otra luz falsa, porque es seductora y ambigua, es la de los intereses personales: si valoramos hombres y cosas en base al criterio de nuestro beneficio, de nuestro placer, de nuestro prestigio, no actuamos con verdad en las relaciones y en las situaciones”.

Volviendo al Evangelio explicó que “con este milagro Jesús se manifiesta como luz del mundo, y el ciego de nacimiento representa a cada uno de nosotros, que hemos sido creados para conocer a Dios, pero a causa del pecado estamos como ciegos, tenemos necesidad de una luz nueva, la de la fe, que Jesús nos ha donado”.

Francisco aseguró que este episodio de la Biblia “se refiere también al Bautismo, que es el primer Sacramento de la fe: el Sacramento que nos hace ‘venir a la luz’, mediante el renacimiento en el agua y del Espíritu Santo, así como sucedió con el ciego de nacimiento, al cual se le abrieron los ojos después de lavarse en el agua de la piscina de Siloé”.

“El ciego de nacimiento nos representa cuando no nos damos cuenta de que Jesús es ‘la luz del mundo’, cuando nos fijamos en otros lugares, cuando preferimos confiar en pequeñas luces, cuando andamos a tientas en la oscuridad”.

El Papa señaló que “el hecho de que el ciego no tenga un nombre nos ayuda a vernos a nosotros mismos con nuestro rostro y nuestro nombre en su historia”.

Al concluir, el Santo Padre pidió que la Virgen María “nos de la gracia de acoger nuevamente en esta Cuaresma la luz de la fe, redescubriendo el don inestimable del Bautismo. Y esta nueva iluminación transforme nuestras actitudes y nuestras acciones, para ser también nosotros, a partir de nuestra pobreza, portadores de un rayo de luz de Cristo”. 

PAPA FRANCISCO: CUANDO DEJAMOS ACTUAR A DIOS LO IMPOSIBLE SE HACE REALIDAD


Papa Francisco: Cuando dejamos actuar a Dios lo imposible se hace realidad
Por Álvaro de Juana
 Foto: Captura Youtube







MILÁN, 25 Mar. 17 / 10:14 am (ACI).- En la homilía que el Papa Francisco pronunció durante la Misa en el Parque de Monza en Milán, ofreció 3 claves para vivir la alegría del Evangelio, tener esperanza cristiana y señaló que cuando se deja actuar a Dios lo que parecía imposible se hace realidad.

“La Anunciación es el anuncio más importante de nuestra historia” porque genera “vida” y “esperanza”, dijo el Papa sobre el Evangelio que se proclamó sobre Santa María. El Pontífice comenzó así su homilía en la Misa que celebró en Milán, donde se congregaron miles de personas que lo aclamaron a su llegada.  


Francisco entonces se preguntó qué hacer para vivir la alegría del Evangelio y tener esperanza cristiana, a lo que respondió con 3 puntos:

Evocar la memoria

El Santo Padre explicó que “lo primero que hace el ángel es evocar la memoria, abriendo así el presente de María a toda la historia de la salvación”.

“También nosotros somos invitados hoy a hacer memoria, a mirar nuestro pasado para no olvidar de dónde venimos. Para no olvidarnos de nuestros antepasados, de nuestros abuelos y de todo aquello que han pasado para llegar donde estamos hoy”.

En definitiva, “evocar la memoria es el mejor antídoto a nuestra disposición frente a las soluciones mágicas de la división y del distanciamiento”.

Pertenencia al pueblo de Dios

“Nos hará bien recordar –explicó el Pontífice– que somos miembros del pueblo de Dios. Un pueblo formado por miles de rostros, historias y proveniencias, un pueblo multicultural y multiétnico. Esta es una de nuestras riquezas".

"Es un pueblo llamado a albergar las diferencias, a integrarlas con respeto y creatividad y a celebrar la novedad que proviene de los otros”.

La posibilidad de lo imposible

“Cuando creemos que todo depende exclusivamente de nosotros permanecemos prisioneros de nuestras capacidades, de nuestras fuerzas, de nuestros horizontes miopes” pero “cuando nos disponemos a dejarnos ayudar, a dejarnos aconsejar, cuando nos abrimos a la gracia parece que lo imposible comienza a ser realidad”.

Francisco aseguró que “Dios continúa buscando aliados, continúa buscando hombres y mujeres capaces de creer, capaces de hacer memoria, de sentirse parte de su pueblo para cooperar con la creatividad del Espíritu”.

Por otro lado, el Santo Padre dijo que en la Anunciación se pone de manifiesto que “Dios se hará carne para caminar junto a nosotros desde el seno de su Madre".

"Ya no habrá más un lugar reservado a pocos mientras la mayoría permanece esperando fuera. Nada y ninguno le será indiferente, ninguna situación será privada de su presencia: la alegría de la salvación tiene inicio en la vida cotidiana de la casa de una joven de Nazaret”, aseguró.

El Papa también dijo que “Dios mismo es el que toma la iniciativa y elige entrar, con ha hecho María, en nuestras casas, en nuestras luchas cotidianas, llenas de ansias y junto a nuestros deseos”.

Este anuncio es “una alegría que genera vida, que genera esperanza, que se hace carne en el modo en el que miramos al mañana, en la actitud con la cual vemos a los otros. Una alegría que se convierte en solidaridad, hospitalidad, misericordia hacia todos”.

No obstante, existe la posibilidad de “desconcierto” porque “mientras el dolor llama a muchas puertas, mientras en tantos jóvenes crece la insatisfacción por la falta real de oportunidades, la especulación abunda”.

“Ciertamente, el ritmo vertiginoso al que estamos sometidos parece querer robarnos la esperanza y la alegría”, advirtió.

EL PAPA FRANCISCO RECUERDA EL HEROICO TESTIMONIO DE NUEVOS BEATOS ESPAÑOLES


El Papa recuerda el “heroico testimonio” de nuevos beatos españoles
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




VATICANO, 26 Mar. 17 / 05:35 am (ACI).- Luego del rezo del Ángelus, el Papa Francisco recordó la beatificación en Almería de 115 mártires asesinados durante la Guerra Civil Española.

“Ayer en Almería (España) fueron proclamados beatos José Álvarez-Benavides y de la Torre y 114 compañeros mártires. Estos sacerdotes, religiosos y laicos fueron testimonios heroicos de Cristo y de su Evangelio de paz y de reconciliación fraterna”.

“Que su ejemplo y su intercesión sostengan el empeño de la Iglesia en edificar la civilización del amor”, expresó.

El Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, presidió la celebración y subrayó durante la homilía, que el sacrificio de estos mártires, “constituye para la Iglesia de Almería un tesoro espiritual al que acudir frecuentemente para fortalecer el testimonio cotidiano, frente a una persecución quizás no violenta, pero igual de homicidial porque intencionada, también ella, a desacreditar la herencia cristiana”.

PAPA FRANCISCO VISITA PRESOS Y DESCANSA EN CÁRCEL DE MILÁN


El Papa Francisco visita a presos y descansa en cárcel de Milán
Por Álvaro de Juana
 Foto: L'Osservatore Romano




MILÁN, 25 Mar. 17 / 09:02 am (ACI).- Una de las etapas más importantes de la visita del Papa Francisco a Milán ha sido su visita a la cárcel de San Vittore, donde habló con algunos presos, almorzó con otros tantos y después reposó durante unos 30 minutos en una habitación del recinto.

Después de rezar el ángelus, acompañado del Arzobispo de Milán, Cardenal Scola, se trasladó hasta la prisión. A su llegada fue acogido por empleados de la misma, así como por el capellán, P. Marco Recalcati.

En la entrada, el Papa saludó al personal y a la dirección de la cárcel, así como a la policía penitenciaria. Después, en varias zonas de la cárcel, Francisco saludó a los detenidos, con algunos de los que compartió el almuerzo luego.

El Santo Padre y unos 100 reclusos se sentaron a una mesa de unos 50 metros y compartieron un menú típico milanés: arroz con azafrán, milanesa y papas fritas con alcachofas.

“Su Santidad, buenos días, sea bienvenido. Con inmensa emoción le damos las gracias por esta visita suya inesperada a San Vittore, gracias por haber elegido nuestra cárcel entre todas las de Lombardia”, ha leído uno de los presos en nombre de todos como saludo a Francisco, según publica Avvenire.

“Nos sentimos privilegiados y lo somos, porque con todos los males que hay en el mundo, las adversidades y las personas que sufren, que seguramente están más necesitadas, no obstante sus innumerables compromisos, como representante de la Iglesia, usted ha querido dedicarnos su tiempo”.

Los presos aseguraron que “su presencia es para todos un gran signo de esperanza que nos da fuerza y ánimo, restituyéndonos esa dignidad que a menudo olvidamos y considerados ‘entre los últimos de la sociedad’, tenemos el riesgo de perder en la oscuridad y en la angustia de la vida carcelaria”.

Los detenidos aseguraron querer “tener la posibilidad de renacer y regresar a través del recorrido de fe y de reeducación social, a ser parte integrante del mundo exterior”.

“Son maravillosos el amor y las atenciones que usted demuestra por los detenidos, las palabras y los mensajes pronunciados durante sus visitas en las diversas cárceles del mundo, con los cuales busca penetrar en los corazones de la gente y remover las conciencias de los potentes”.

Además, pidieron al Santo Padre orar por ellos “para que nuestros errores se conviertan en sincero arrepentimiento así como fuente de enseñanza para no volver a equivocarnos y vivir nuestra vida futura como verdaderos hijos de Dios”.

“Ore con todos nosotros para que la sociedad comprenda que somos pecadores como todos, que también nosotros somos capaces de redimirnos de aquello que hemos cometido, que somos capaces de amar y de tener sentimientos como todo ser humano”.

También le pidieron oraciones para que “el mundo político tenga la valentía de afrontar y resolver cuanto antes los problemas de la reforma de las cárceles, manteniendo al mismo tiempo una alta atención a la dignidad y la recuperación del encarcelado”.

Tras descansar en la habitación que suele ser usada por el capellán de la cárcel, el Pontífice se trasladó en auto hasta el Parque de Monza para celebrar la Santa Misa.

SIN ALEGRÍA NO ES POSIBLE EVANGELIZAR, ADVIERTE PAPA FRANCISCO A SACERDOTES Y RELIGIOSOS


¡Sin alegría no es posible evangelizar!, advierte el Papa a sacerdotes y religiosos
Por Álvaro de Juana
 catedral de Milán. foto: Captura Youtube



MILÁN, 25 Mar. 17 / 05:47 am (ACI).- En su encuentro con los sacerdotes y consagrados de Milán, el Papa Francisco alertó contra el peligro de la “resignación” y pidió ayudar a los jóvenes en el discernimiento, además de asegurar que la alegría es una condición indispensable para evangelizar.

En la catedral, acompañado del Arzobispo de Milán, el Cardenal Angelo Scola, y otros prelados italianos, se encontró con los sacerdotes y consagrados de la diócesis y respondió a algunas de sus preguntas. Una de ellas fue sobre cómo evitar perder la alegría de evangelizar, otra sobre la misión de los diáconos permanentes y otra fue realizada por una religiosa.


“La evangelización no siempre es sinónimo de ‘pescar peces’. Dar testimonio… pero luego es el Señor el que pesca, dónde, cómo, cuándo, no lo sabemos, pero esto es muy importante. También partir de eso: que nosotros somos instrumentos, instrumentos inútiles”, dijo respecto a la primera pregunta.

“Evangelizar es una alegría. Decía el gran Pablo VI en el más grande documento pastoral post conciliar que todavía hoy tiene actualidad: la alegría de la Iglesia es este evangelizar y nosotros tenemos que pedir la gracia de no perderla”.

“Un evangelizador triste es uno que no está convencido de que Jesús es alegría, que Jesús te lleva alegría y que cuando te llama te cambia la vida y te da alegría, te envía en alegría, en la cruz, pero en alegría para evangelizar”, añadió.

Por otro lado, Francisco aseguró que se trata de un “desafío”. “No debemos temer los desafíos que existen” porque “son signo de una fe viva, de una comunidad viva que busca a su Señor y tiene los ojos y el corazón abiertos”. “No debemos tener temor ni lamentarnos, los desafíos se deben tomar por los cuernos, hace bien que haya desafíos, porque hacen crecer”.

Sobre esto mismo, el Santo Padre aseguró que “los desafíos nos ayudan a hacer que nuestra fe no sea ideológica”. “Las ideologías germinan y crecen cuando un cree tener la fe completa, ahí viene la ideología”, y añadió que “nos salvan de un pensamiento cerrado y definitivo y nos abren a una comprensión más amplia”.

Francisco también recordó que la sociedada actual es “multiforme” y explicó que “la Iglesia tiene mucho que enseñarnos y ayudarnos para una cultura de la diversidad”.

Acerca del discernimiento, aseguró que “en la cultura de la abundancia, a la cual estamos sometidos, la diversidad ofrece un horizonte de muchas posibilidades, presentándoles a todas como válidas y buenas”. “Nuestros jóvenes son expuestos a un ‘zapping’ continuo. Pueden navegar en dos o tres pantallas abiertas al mismo tiempo, pueden interactuar al mismo tiempo en varios escenarios virtuales”.

Por ello, “es bueno enseñarles a discernir, porque tenemos los instrumentos y los elementos que les ayuden a recorrer el camino de la vida sin que se extinga el Espíritu Santo que está en ellos”.

Diaconado permanente y periferias existenciales

El Papa advirtió que el diácono no puede ser una especie de “intermediario entre los fieles y los pastores”. “El diaconado es una vocación específica, una vocación familiar que reclama el servicio como uno de los dones característicos del pueblo de Dios”.

En definitiva, “es el custodio del servicio en la Iglesia, el servicio en la Palabra, el servicio en el Altar, el servicio a los Pobres”. “No sois medio sacerdotes ni medio laicos –esto sería ‘funcionalizar’ el diaconado–, sino que sois sacramento del servicio a Dios y a los hermanos”.

En su respuesta a la pregunta de una religiosa advirtió contra el peligro de la “resignación”. “Cada vez que pensamos o constatamos que somos pocos, o en muchos casos ancianos, que experimentamos el peso, la fragilidad más que el esplendor, nuestro espíritu comienza a ser corroído por la resignación. Y la resignación conduce después a la pereza”.

Por eso, “hace bien a todos nosotros revisitar los orígenes, una memoria que nos salva de cualquier imaginación gloriosa pero irreal del pasado”.

“Durante muchos años hemos creído, y hemos crecido, con la idea de que las familias religiosas deben ocupar espacios más que iniciar procesos”.

El Papa pidió también poner atención porque a veces “cuando caemos en la resignación nos alejamos de la misericordia”. “Comienza a pesar el dinero que tenemos en el banco, ¿y la pobreza entonces dónde está?”, preguntó. “El Señor es bueno y cuando una congregación religiosa no va por el camino del voto de pobreza le envía un ecónomo o una ecónoma dura que hace que se desmorone todo, y esto es una gracia”.

Francisco pidió no tener miedo a ser una “minoría” y observó que “no osaría deciros a cuáles periferias existenciales debe dirigirse la misión, porque normalmente el Espíritu ha inspirado los carismas para las periferias, para ir a los lugares, en dónde suelen estar los abandonados”.

PAPA FRANCISCO LLEGA A MILÁN Y PIDE A INMIGRANTES DEJARSE RESTAURAR POR DIOS


Papa Francisco llega a Milán y pide a pobres e inmigrantes dejarse “restaurar” por Dios
Por Álvaro de Juana



MILÁN, 25 Mar. 17 / 03:46 am (ACI).- El Papa Francisco retomó las visitas internas en Italia y a primera hora de la mañana dejó el Vaticano para acudir en avión hasta la ciudad de Milán.

Lo primero que hizo fue visitar el Barrio Forlanini, conocido como “Casas Blancas”, una de las zonas más degradadas de la ciudad en la que viven personas sin suficientes recursos económicos, así como un gran número de ancianos, a quienes invitó a dejarse "restaurar" por Dios.


Primero el Papa visitó algunas familias en sus casas, y después, en la plaza del barrio, envió un caluroso saludo a todos los presentes, entre ellos muchos rumanos, inmigrantes e incluso musulmanes.

A su llegada, Francisco recibió dos regalos: una estola y un icono de la Virgen. “La estola es un signo típico sacerdotal, que me toca de modo especial porque me recuerda que venga aquí en medio a vosotros como sacerdote”, dijo en su saludo.

“Esta estola no la habéis comprado ya hecha, sino que la habéis creado aquí, ha sido tejida por algunos de vosotros de manera artesanal. Esto lo hace mucho más preciosa y recuerda que el sacerdote cristiano es elegido por el pueblo y al servicio del pueblo; mi sacerdocio, como el de vuestro párroco o el de los demás sacerdotes que trabajan aquí es un don de Dios”.

Sobre el icono de la Virgen, aseguró conocer que había sido restaurado recientemente. “Sé que en Milán me acoge la Virgen en la parte superior de la catedral; pero gracias por vuestro don de la Virgen que me acoge ya aquí mismo, a mi llegada”.

“Esto me recuerda la premura de María en encontrar a su prima Isabel. Es la premura, el cuidado de la Iglesia, que no permanece en el centro esperando, sino que va al encuentro de todos, en la periferia, va al encuentro también de los no cristianos, también de los no creyentes y lleva a todos a Jesús”.

“Es significativo el que haya sido restaurada: esta Virgen ha sido restaurada, como la Iglesia tiene siempre necesidad de ser ‘restaurada’, porque está hecha de nosotros, que somos pecadores”.

El Papa invitó a dejarse “restaurar por Dios, por su misericordia”. “Dejémonos limpiar el corazón, especialmente en este tiempo de Cuaresma”.

Tras sus palabras, el Pontífice saludó a la multitud de personas que los escuchaban, así como a algunas personalidades. Después, se trasladó en auto hasta la catedral de Milán para el encuentro con sacerdotes y consagrados.