lunes, 4 de diciembre de 2017

ESTÁ EN PREPARACIÓN UN VIAJE DEL PAPA FRANCISCO A CHINA?


¿Está en preparación un viaje del Papa Francisco a China?
 Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)





VATICANO, 03 Dic. 17 / 10:08 pm (ACI).- Durante el vuelo de retorno a Roma, luego de su visita apostólica a Myanmar y Bangladesh, el Papa Francisco respondió a la acostumbrada rueda de prensa en la que dijo que no es algo oculto que le gustaría visitar China, pero que por el momento no hay un viaje en preparación.

“El viaje a China no está en preparación, pueden estar tranquilos, por el momento no está en preparación”, indicó el Pontífice al responder a una pregunta de la prensa extranjera que lo acompañaba en el vuelo papal ayer 2 de diciembre.

Sin embargo, confesó que le gustaría visitar China. “Me gustaría, no es algo oculto”, señaló.

Francisco indicó que las negociaciones entre el Vaticano y el gigante asiático “con de alto nivel, culturales”. “Por ejemplo, en estos días hay una exposición de los museos del Vaticano (…). Las relaciones culturales, científicos, profesores, sacerdotes que enseñan en universidades estatales chinas, están allí”, añadió.

El Pontífice dijo que “luego está el diálogo político, especialmente para la Iglesia china, con esa historia de la Iglesia Patriótica, la Iglesia clandestina que debe ir paso a paso con delicadeza, como lo están haciendo, lentamente”.

“Se necesita paciencia. Pero las puertas del corazón están abiertas. Y creo que será bueno para todos viajar a China, me gustaría hacerlo”, señaló.

Luego que las fuerzas comunistas tomaran el poder en China en 1949, fue creada la Iglesia Patriótica con el fin de controlar a los católicos chinos.

Sin embargo, aquellos que decidieron ser fieles al Papa se congregaron en lo que se conoce la Iglesia clandestina, cuyos sacerdotes y obispos sufren ciertas restricciones. Incluso algunos prelados han pasado varios años en la cárcel por su negativa a obedecer al régimen.

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO SOBRE EL DISCERNIMIENTO VOCACIONAL

Mensaje del Papa Francisco sobre el discernimiento vocacional
Foto: L'Osservatore Romano




VATICANO, 04 Dic. 17 / 07:25 am (ACI).- En un mensaje hecho público con motivo de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, en el contexto de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos dedicada a los jóvenes que se celebrará en octubre de 2018, el Papa Francisco reflexionó sobre tres conceptos esenciales para el descubrimiento de la propia vocación: escucha, discernimiento y vida.

En sus palabras, el Pontífice explicó que “en la diversidad y la especificidad de cada vocación, personal y eclesial, se necesita escuchar, discernir y vivir esta Palabra que nos llama desde lo alto y que, a la vez que nos permite hacer fructificar nuestros talentos, nos hace también instrumentos de salvación en el mundo y nos orienta a la plena felicidad”.

A continuación, el texto completo del mensaje del Papa Francisco:

Queridos hermanos y hermanas:

El próximo mes de octubre se celebrará la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que estará dedicada a los jóvenes, en particular a la relación entre los jóvenes, la fe y la vocación. En dicha ocasión tendremos la oportunidad de profundizar sobre cómo la llamada a la alegría que Dios nos dirige es el centro de nuestra vida y cómo esto es el «proyecto de Dios para los hombres y mujeres de todo tiempo» (Sínodo de los Obispos, XV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA, Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, introducción).

Esta es la buena noticia, que la 55ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones nos anuncia nuevamente con fuerza: no vivimos inmersos en la casualidad, ni somos arrastrados por una serie de acontecimientos desordenados, sino que nuestra vida y nuestra presencia en el mundo son fruto de una vocación divina.

También en estos tiempos inquietos en que vivimos, el misterio de la Encarnación nos recuerda que Dios siempre nos sale al encuentro y es el Dios-con-nosotros, que pasa por los caminos a veces polvorientos de nuestra vida y, conociendo nuestra ardiente nostalgia de amor y felicidad, nos llama a la alegría.

En la diversidad y la especificidad de cada vocación, personal y eclesial, se necesita escuchar, discernir y vivir esta palabra que nos llama desde lo alto y que, a la vez que nos permite hacer fructificar nuestros talentos, nos hace también instrumentos de salvación en el mundo y nos orienta a la plena felicidad.


Estos tres aspectos —escucha, discernimiento y vida— encuadran también el comienzo de la misión de Jesús, quien, después de los días de oración y de lucha en el desierto, va a su sinagoga de Nazaret, y allí se pone a la escucha de la Palabra, discierne el contenido de la misión que el Padre le ha confiado y anuncia que ha venido a realizarla «hoy» (cf. Lc 4,16-21).

Escuchar

La llamada del Señor —cabe decir— no es tan evidente como todo aquello que podemos oír, ver o tocar en nuestra experiencia cotidiana. Dios viene de modo silencioso y discreto, sin imponerse a nuestra libertad. Así puede ocurrir que su voz quede silenciada por las numerosas preocupaciones y tensiones que llenan nuestra mente y nuestro corazón.

Es necesario entonces prepararse para escuchar con profundidad su Palabra y la vida, prestar atención a los detalles de nuestra vida diaria, aprender a leer los acontecimientos con los ojos de la fe, y mantenerse abiertos a las sorpresas del Espíritu.

Si permanecemos encerrados en nosotros mismos, en nuestras costumbres y en la apatía de quien desperdicia su vida en el círculo restringido del propio yo, no podremos descubrir la llamada especial y personal que Dios ha pensado para nosotros, perderemos la oportunidad de soñar a lo grande y de convertirnos en protagonistas de la historia única y original que Dios quiere escribir con nosotros.

También Jesús fue llamado y enviado; para ello tuvo que, en silencio, escuchar y leer la Palabra en la sinagoga y así, con la luz y la fuerza del Espíritu Santo, pudo descubrir plenamente su significado, referido a su propia persona y a la historia del pueblo de Israel.

Esta actitud es hoy cada vez más difícil, inmersos como estamos en una sociedad ruidosa, en el delirio de la abundancia de estímulos y de información que llenan nuestras jornadas. Al ruido exterior, que a veces domina nuestras ciudades y nuestros barrios, corresponde a menudo una dispersión y confusión interior, que no nos permite detenernos, saborear el gusto de la contemplación, reflexionar con serenidad sobre los acontecimientos de nuestra vida y llevar a cabo un fecundo discernimiento, confiados en el diligente designio de Dios para nosotros.

Como sabemos, el Reino de Dios llega sin hacer ruido y sin llamar la atención (cf. Lc 17,21), y sólo podemos percibir sus signos cuando, al igual que el profeta Elías, sabemos entrar en las profundidades de nuestro espíritu, dejando que se abra al imperceptible soplo de la brisa divina (cf. 1 R 19,11-13).

Discernir

Jesús, leyendo en la sinagoga de Nazaret el pasaje del profeta Isaías, discierne el contenido de la misión para la que fue enviado y lo anuncia a los que esperaban al Mesías: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor» (Lc 4,18-19).

Del mismo modo, cada uno de nosotros puede descubrir su propia vocación sólo mediante el discernimiento espiritual, un «proceso por el cual la persona llega a realizar, en el diálogo con el Señor y escuchando la voz del Espíritu, las elecciones fundamentales, empezando por la del estado de vida» (Sínodo de los Obispos, XV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA, Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, II, 2).

Descubrimos, en particular, que la vocación cristiana siempre tiene una dimensión profética. Como nos enseña la Escritura, los profetas son enviados al pueblo en situaciones de gran precariedad material y de crisis espiritual y moral, para dirigir palabras de conversión, de esperanza y de consuelo en nombre de Dios.

Como un viento que levanta el polvo, el profeta sacude la falsa tranquilidad de la conciencia que ha olvidado la Palabra del Señor, discierne los acontecimientos a la luz de la promesa de Dios y ayuda al pueblo a distinguir las señales de la aurora en las tinieblas de la historia.


También hoy tenemos mucha necesidad del discernimiento y de la profecía; de superar las tentaciones de la ideología y del fatalismo y descubrir, en la relación con el Señor, los lugares, los instrumentos y las situaciones a través de las cuales él nos llama. Todo cristiano debería desarrollar la capacidad de «leer desde dentro» la vida e intuir hacia dónde y qué es lo que el Señor le pide para ser continuador de su misión.

Vivir

Por último, Jesús anuncia la novedad del momento presente, que entusiasmará a muchos y endurecerá a otros: el tiempo se ha cumplido y el Mesías anunciado por Isaías es él, ungido para liberar a los prisioneros, devolver la vista a los ciegos y proclamar el amor misericordioso de Dios a toda criatura. Precisamente «hoy —afirma Jesús— se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír» (Lc 4,20).

La alegría del Evangelio, que nos abre al encuentro con Dios y con los hermanos, no puede esperar nuestras lentitudes y desidias; no llega a nosotros si permanecemos asomados a la ventana, con la excusa de esperar siempre un tiempo más adecuado; tampoco se realiza en nosotros si no asumimos hoy mismo el riesgo de hacer una elección. ¡La vocación es hoy! ¡La misión cristiana es para el presente! Y cada uno de nosotros está llamado —a la vida laical, en el matrimonio; a la sacerdotal, en el ministerio ordenado, o a la de especial consagración— a convertirse en testigo del Señor, aquí y ahora.

Este «hoy» proclamado por Jesús nos da la seguridad de que Dios, en efecto, sigue «bajando» para salvar a esta humanidad nuestra y hacernos partícipes de su misión. El Señor nos sigue llamando a vivir con él y a seguirlo en una relación de especial cercanía, directamente a su servicio. Y si nos hace entender que nos llama a consagrarnos totalmente a su Reino, no debemos tener miedo. Es hermoso —y es una gracia inmensa— estar consagrados a Dios y al servicio de los hermanos, totalmente y para siempre.

El Señor sigue llamando hoy para que le sigan. No podemos esperar a ser perfectos para responder con nuestro generoso «aquí estoy», ni asustarnos de nuestros límites y de nuestros pecados, sino escuchar su voz con corazón abierto, discernir nuestra misión personal en la Iglesia y en el mundo, y vivirla en el hoy que Dios nos da.

María Santísima, la joven muchacha de periferia que escuchó, acogió y vivió la Palabra de Dios hecha carne, nos proteja y nos acompañe siempre en nuestro camino.

PAPA FRANCISCO SEÑALA LOS DESAFÍOS Y CARACTERÍSTICAS DE LA PASTORAL VOCACIONAL CON JÓVENES


El Papa señala los desafíos y características de la pastoral vocacional con jóvenes
 Foto: L'Osservatore Romano





VATICANO, 03 Dic. 17 / 09:03 am (ACI).- En un mensaje enviado a los participantes del Congreso Internacional “Pastoral Vocacional y Vida Consagrada. Horizontes y esperanzas”, el Papa Francisco detalló los desafíos y las característas de esta pastoral, para que catequistas, sacerdotes y religiosos puedan apoyar a los jóvenes en su discernimiento vocacional.

El Congreso, que se celebra en Roma hasta el 3 de diciembre, es organizado por la Congregación para los Estudios de Vida Consagrada y por la Sociedad de Vida Apostólica, y pretende ser la aportación del Dicasterio al próximo Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes y el discernimiento vocacional.

En un mensaje publicado el viernes, el Santo Padre ofreció algunas convicciones y planteó una serie de desafíos sobre la pastoral vocacional.

Convicciones

1-En primer lugar, señaló que “hablar de pastoral vocacional es afirmar que toda acción pastoral de la Iglesia está orientada, por su propia naturaleza, al discernimiento vocacional, en cuanto su objetivo último es ayudar al creyente a descubrir el camino concreto para realizar el proyecto de vida al que Dios lo llama”.

“El servicio vocacional ha de ser visto como el alma de toda la evangelización y de toda la pastoral de la Iglesia”, subrayó. En este sentido, pidió no reducir la pastoral vocacional a “actividades cerradas en sí mismas”, pues eso podría llevar al proselitismo.

Por el contrario, abogó por situar la pastoral vocacional “en estrecha relación con la evangelización, la educación en la fe, de forma que la pastoral vocacional sea un verdadero itinerario de fe y lleve al encuentro personal con Cristo”.


2-Una segunda convicción es que “la pastoral vocacional tiene su ‘humus’ más adecuado en la pastoral juvenil. Pastoral juvenil y pastoral vocacional han de ir de la mano”.

“La pastoral vocacional se apoya, surge y se desarrolla en la pastoral juvenil. Por su parte, la pastoral juvenil, para ser dinámica, completa, eficaz y verdaderamente formativa ha de estar abierta a la dimensión vocacional”, destacó.

3-La tercera convicción explicada por el Papa se centró en la oración. “La oración ha de ocupar un lugar muy importante en la pastoral vocacional”, explicó.

“La oración constituye el primer e insustituible servicio que podemos ofrecer a la causa de las vocaciones. Puesto que la vocación es siempre un don de Dios, la llamada vocacional y la respuesta a dicha vocación solo puede resonar y hacerse sentir en la oración, sin que ello sea entendido como un fácil recurso para desentendernos de trabajar en la evangelización de los jóvenes para que se abran a la llamada del Señor”.

Desafíos

Tras explicar las convicciones, el Papa Francisco planteó una serie de desafíos.

1-En primer lugar, la confianza. “Confianza en los jóvenes y confianza en el Señor. Confianza en los jóvenes, pues hay muchos jóvenes que, aun perteneciendo a la generación ‘selfie’ o a esta cultura que más que ‘fluida’ parece ya ‘gaseada’, buscan pleno sentido a sus vidas, aun cuando no siempre lo busquen en donde lo pueden encontrar”.

El Pontífice afirmó que los consagrados tienen la responsabilidad de “permanecer despiertos para despertar a los jóvenes, estar centrados en el Señor para poder ayudar al joven a que se centre en él”.

2-En segundo lugar, el desafío de la lucidez. “Es necesario tener una mirada aguda y, al mismo tiempo, una mirada de fe sobre el mundo y en particular sobre el mundo de los jóvenes”, subrayó. “Es esencial conocer bien nuestra sociedad y la actual generación de los jóvenes de tal modo que, buscando los medios oportunos para anunciarles la Buena Nueva, podamos anunciarles también el ‘evangelio de la vocación’. De lo contrario estaríamos dando respuestas a preguntas que nadie se hace”.

3-Por último, el desafío de la convicción. Insistió en que “para proponer hoy a un joven el ‘ven y sígueme’ se requiere audacia evangélica; la convicción de que el seguimiento de Cristo, también en la vida consagrada, merece la pena”.

Características de la pastoral vocacional

A continuación, detalló las siete características que debe tener la pastoral vocacional al seguimiento de Cristo para que “toque el corazón de los jóvenes y se sientan atraídos por Cristo”:


1-Diferenciada: La pastoral vocacional debe dar respuesta “a las preguntas que cada joven se plantea” para que así “ofrezca a cada uno de ellos lo necesario para colmar con abundancia sus deseos de búsqueda”.

2-Narrativa: El Papa destacó la importancia de que el joven vea “narrado en la vida concreta de un consagrado el modelo a seguir: Jesucristo”. Aseguró que “solo una propuesta de fe y vocacional encarnadas, tiene posibilidad de entrar en la vida de un joven que lo contrario”.

3-Eclesial: “Una propuesta de fe o vocacional a los jóvenes tiene que hacerse dentro del marco eclesial del Vaticano II”, apuntó. De esta manera, ese marco eclesial reclama a los jóvenes “un compromiso y una participación en la vida de la Iglesia, como actores y no como simples espectadores. También deben sentirse partícipes de la vida consagrada: sus actividades, su espiritualidad, su carisma su vida fraterna, su forma de vivir el seguimiento de Cristo”.

4-Evangélica: Evangélica y, por lo tanto, “comprometida y responsable”. El Pontífice explicó que “la propuesta de fe, como la propuesta vocacional a la vida consagrada, han de partir del centro de toda pastoral: Jesucristo, tal como nos viene presentado en el Evangelio”.

5-Acompañada: Francisco subrayó la necesidad de “acompañar a los jóvenes” y moverlos “para que vayan más allá de las comodidades en las que descansan, despertar el deseo, interpretarles lo que están viviendo, llevarles a Jesús y siempre favoreciendo la libertad para que respondan a la llamada del Señor libre y responsablemente”.

6-Perseverante: “Con los jóvenes hay que ser perseverantes, sembrar y esperar pacientemente que la semilla crezca y un día pueda dar su fruto”, aseguró. “La misión del agente de pastoral juvenil tiene que ser bien consciente que su labor es la de sembrar, otro hará crecer y otros recogerán los frutos”.

7-Juvenil: Reconoció que no se puede tratar a los jóvenes “como si no fueran tales. Nuestra pastoral juvenil debe estar marcada por las siguientes notas: dinámica, participativa, alegre, esperanzada, arriesgada, confiada. Y siempre llena de Dios”.

TEXTO COMPLETO DE RUEDA DE PRENSA DEL PAPA FRANCISCO EN EL VUELO DE BANGLADESH A ROMA


TEXTO COMPLETO: Rueda de prensa del Papa Francisco en el vuelo de Bangladesh a Roma
 Foto: Edward Pentin (EWTN)





VATICANO, 02 Dic. 17 / 08:53 pm (ACI).- Este 2 de diciembre el Papa Francisco dio una conferencia de prensa en el vuelo que lo llevaba a Roma, tras su visita apostólica a Myanmar y Bangladesh; donde relató su encuentro con un grupo de refugiados rohingya y respondió sobre la posibilidad de un viaje a China.

Greg Burke: Gracias Santo Padre. Ha elegido visitar dos países interesantes. Dos países muy diferentes pero con algo en común, que tiene una Iglesia pequeña, una Iglesia activa, llena de alegría de gente joven, llena de un espíritu de servicio para toda la sociedad. Nosotros hemos visto mucho y hemos aprendido bastante, pero también estamos interesados en saber qué ha visto y qué ha aprendido usted.

Papa Francisco: Buenas noches, si pensamos aquí, o buenas tardes si pensamos en Roma. Muchas gracias por su trabajo, y como ha dicho Greg, dos países muy interesantes, con culturas muy tradicionales, profundas, ricas. Por esto pienso que su trabajo ha sido muy intenso, muchas gracias.

Greg Burke: La primera pregunta es de Sagrario Ruiz de Apodarca, de la Radio Nacional de España.

Sagrario Ruiz (Radio Nacional Española): Buenas tardes Santo Padre, haré la pregunta en español con el permiso de mis colegas italianos, no tengo confianza aún con mi italiano, pero si usted quiere responder en italiano, será perfecto para todos.

La crisis de los rohingya ha centrado gran parte de este viaje a Asia, ayer les nombró por su nombre finalmente en Bangladesh, ¿se ha quedado con las ganas de haber hecho lo mismo en Myanmar?, ¿de haberles nombrado con esta palabra ‘rohingya’?, y ¿qué sintió ayer cuando les pidió perdón?

Papa Francisco: No fue la primera vez ayer, varias veces en público, desde la Plaza de San Pedro, en Ángelus o en audiencia los he nombrado (la periodista interrumpe y precisa “pero en este viaje”). Sí, pero quiero subrayar que ya se sabía lo que yo pensaba y lo que decía; pero su pregunta es muy interesante porque me lleva…(Francisco deja de hablar en español y continúa su respuesta en italiano).

Su pregunta es interesante porque me lleva a reflexionar sobre cómo busco comunicarme, para mí la cosa más importante es que el mensaje llegue y por esto buscar decir las cosas, paso a paso, y escuchar las respuesta a fin de que llegue el mensaje. Un ejemplo de la vida cotidiana: un joven, una joven en la crisis de la adolescencia puede decir lo que piensa, pero tirando la puerta en la nariz del otro…y el mensaje no llega, se cierra.

A mí me interesa que este mensaje llegase. Para esto he visto que si en el discurso oficial hubiese dicho esa palabra daba la puerta contra la nariz, pero he descrito las situaciones, los derechos, ningún excluido, la ciudadanía, para permitirme en las conversaciones privadas ir más allá.

He quedado muy satisfecho con las conversaciones que pude tener, porque es verdad (que) no he tenido el placer de tirar la puerta en la nariz, públicamente una denuncia, pero he tenido la satisfacción de dialogar y hacer hablar al otro, y decir lo mío; y así el mensaje ha llegado, y a tal punto ha llegado que he continuado, y ha terminado ayer…con eso. Y esto es muy importante en la comunicación: la preocupación que el mensaje llegue. Tantas veces denuncias, también en los medios, pero no quiero ofender, pero con cualquier agresividad cierran la puerta y el mensaje no llega, y ustedes que son especialistas en hacer llegar el mensaje, para mí comprenden bien esto.

Después, ¿qué he sentido ayer? Esto no era programado así. Sabía que encontraría a los rohingya, no sabía dónde y cómo, pero esta era la condición del viaje para mí, y se preparaban los modos. Después de tantas gestiones con el gobierno, con las cáritas…

El gobierno ha permitido este viaje, de estos que vinieron ayer. Porque el problema para el gobierno que les protege y les da hospitalidad, y esto es grande. Aquello que hace Bangladesh por ellos es grande, un ejemplo de acogida, país pequeño, pobre que ha recibido 700 mil. Yo pienso en los países que cierran las puertas, debemos ser agradecidos por el ejemplo que nos han dado. El gobierno debe moverse, por las relaciones internacionales con Myanmar, con permisos, diálogo, porque están en un campo de refugiados, están en un estado especial de refugiados, pero al final vinieron, espantados, no sabían.

Alguien les había dicho ‘ustedes saluden al Papa, no digan nada’, así, alguien que no era del gobierno de Bangladesh, gente que se ocupaba de los trámites.

En un cierto punto después del diálogo interreligioso, la oración interreligiosa, esto ha preparado el corazón de todos nosotros. Estábamos religiosamente muy abiertos. Yo al menos lo sentía así. Y llegó el momento de que ellos llegasen para saludarme, en fila india, y eso no me ha gustado. Uno, otro, pero de pronto querían sacarlos del escenario y ahí me he molestado y he gritado un poco. Soy pecador. Les he dicho tantas veces la palabra ‘respeto, respeto, deténganse’ y ellos se quedaron ahí.

Después de haberles escuchado uno a uno con el intérprete que hablaba en su lengua, comencé a sentir cosas dentro, pero no puedo dejarles ir sin decirles una palabra. Pedí el micrófono y comencé a hablar. No recuerdo qué dije. Sé que en un cierto punto he pedido perdón, por dos veces. No recuerdo.

Su pregunta es qué cosa he sentido. En aquel momento lloraba, buscaba que no se viese. Ellos lloraban. Y después he pensado que estábamos en un encuentro interreligioso y los líderes de las otras tradiciones religiosas estaban allá. ‘¿No vienen también ustedes? Estos eran los rohingya de todos nosotros’.

Ellos han saludado a los rohingya y yo no sabía qué cosa más decir, los miraba, los saludaba, y he pensado que todos nosotros hemos hablado, los líderes religiosos, ‘pero uno de ustedes que haga una oración’, y aquel que creo era un imán o digamos un clérigo entre comillas de su religión, hizo la oración. También ellos han rezado. He visto todo el transcurrir y todo el camino he pensado que el mensaje ha llegado.

No sé si he satisfecho su pregunta. Parte era programada, pero la gran parte salió espontáneamente.

Después hoy fue hecho un programa de uno de ustedes, no sé quién o …del TG1 (telegionarle1). Un programa largo, largo, ¿quién lo ha hecho?


Greg Burke: Está ahí, en Bangladesh todavía el TG1.

Papa Francisco: Porque fue repetido por el TG4 y no sé yo, no lo he visto, pero algunos que están aquí lo han visto. Es una reflexión de que el mensaje ha llegado no solo aquí. Ustedes han visto hoy los cubiertas de los diarios, todos han recibido el mensaje, y no he escuchado alguna crítica. Quizá haya, pero no la he escuchado.

Sagrario Ruiz (Radio Nacional Española): Gracias

Greg Burke: La siguiente pregunta es de George Kallivayalil, de la India, que ha hecho el viaje por Deepika Daily.

George Kallivayalil (Deepika Daily): Santo Padre, su viaje al sur de Asia tuvo un gran éxito, sabemos que usted desea ir a la India, también, en este viaje. ¿Cuál fue exactamente la razón para no visitar India en este viaje? Indios en India, millones de fieles esperan que el Santo Padre visite la India el próximo año. ¿Podemos esperar que vaya a la India en 2018?

El primer plan era ir a la India y Bangladesh, pero después las (tramitaciones), tratativas para ir a la India se retrasaron y el tiempo apremiaba. Elegí estos dos países: Bangladesh y junto Myanmar. Y fue providencial porque para visitar la India se necesita un solo viaje. Porque se debe ir al sur, al centro, al este, al noreste, al norte, y por las diversas culturas de la India. Espero poder hacerlo el 2018, ¡si vivo! Pero la idea era la India y Bangladesh, después el tiempo nos ha obligado a hacer esta elección. Gracias.

Greg Burke: Ahora del grupo francés, Etienne Loraillere of KTO, la televisión católica francesa.

Etienne Loraillere (KTO): Santidad, hay una pregunta del grupo de periodistas de Francia. Cuando oponen el diálogo interreligioso y la evangelización, durante este viaje usted ha hablado del diálogo para construir la paz. ¿Pero cuál es la prioridad: evangelizar o dialogar por la paz? Porque evangelizar significa suscitar conversiones que provocan tensiones y a veces crean conflictos entre los creyentes. Por tanto, ¿cuál es su prioridad: evangelizar o dialogar? Gracias.

Papa Francisco: Primera distinción: evangelizar no es hacer proselitismo. La Iglesia crece no por proselitismo, sino por atracción, es decir por testimonio. Esto lo ha dicho el Papa Benedicto XVI. ¿Cómo es la evangelización? Vivir el Evangelio y testimoniar cómo se vive el Evangelio, testimoniar la santidad, testimoniar Mateo 25, testimoniar al buen samaritano, testimoniar el perdón 70 veces 7 y en este testimoniar el Espíritu Santo trabaja y se dan las conversiones, pero nosotros no somos muy entusiastas para hacer rápido las conversiones, si vienen, esperan, se habla, la tradición de ustedes…buscar (que) una conversión sea la respuesta a algo que el Espíritu Santo ha movido en mi corazón ante el testimonio de los cristianos.

En el almuerzo que tuve con los jóvenes de la JMJ de Cracovia, una decena de jóvenes de todo el mundo, uno me hizo esta pregunta: qué debo decir a un compañero de universidad, amigo, que es ateo, qué debo decirle para cambiarlo, para convertirlo. La respuesta fue esta: ‘La última cosa que debes hacer es decir algo, tú vive el Evangelio y si él te pregunta por qué haces esto, le puedes explicar por qué lo haces. Y deja que el Espíritu lo active’. Esta es la fuerza y la mansedumbre del Espíritu Santo, no es un convencer mentalmente, una apologética, con las razones, es el Espíritu que hace la vocación. Nosotros somos testimonios, testimonios del Evangelio, ‘testimonio’ es una palabra griega que se dice mártir, martirio de todos los días, martirio también de la sangre, cuando llega. Y su pregunta es prioritaria, ¿la paz o la conversión? Pero cuando se vive con el testimonio y el respeto, se hace la paz. La paz comienza a romperse en este campo cuando comienza el proselitismo y hay tantos modos de proselitismo y esto no es Evangelio. No sé si he respondido.

Greg Bruke: Gracias Santidad. Y ahora del grupo anglófono, Joshua McElwee del
National Catholic Reporter.

Joshua McElwee (National Catholic Reporter): Muchas gracias santidad. Un cambio de tema. Durante la Guerra Fría, el Papa San Juan Pablo II dijo que la política mundial de disuasión nuclear estaba justificada como moralmente aceptable. El mes pasado usted ha dicho en una conferencia sobre el desarme que la misma posesión de armas nucleares es condenable. ¿Qué cosa ha cambiado en el mundo que lo ha llevado ha hacer este cambio? ¿Qué rol tuvieron los episodios y las amenazas entre el Presidente (Donald) Trump y Kim Jong Un en su decisión? Qué cosa dice usted a los políticos que no quieren renunciar a los arsenales nucleares o ni siquiera disminuirlos?

Papa Francisco: Preferiría que se hiciesen primero las preguntas sobre el viaje. Lo digo a todos. Pero hago una excepción porque él hizo la pregunta. Ahora terminamos con todas las del viaje, después quisiera decir algo sobre el viaje y luego vienen las otras preguntas.

¿Qué ha cambiado? Cambió la irracionalidad. Me viene a la mente la encíclica Laudato si’: el cuidado de lo creado, de la creación.

Desde el tiempo del Papa San Juan Pablo II hasta hoy, a todo esto han pasado tantos años, ¿cuántos?, ¿tienes los datos? ‘82, ‘92, 2002, 2012…34 años. En lo nuclear, en 34 años se ha ido más allá, más allá, más allá…

Hoy estamos al límite. Esto se puede discutir, pero es mi opinión, pero mi opinión convencida: estamos al límite de la legalidad de tener y usar las armas nucleares. ¿Por qué? Porque hoy con el arsenal nuclear así sofisticado, estamos en riesgo de destruir la humanidad o al menos de gran parte de la humanidad. Esto lo conecto con la Laudato si’

¿Qué cosa ha cambiado? Esto: el aumento del armamento nuclear. Ha cambiado así, son sofisticadas, y también crueles, también son capaces de destruir las personas, dejando…sin tocar las estructuras. Pero estamos al límite, y por qué estamos al límite me hago esta pregunta – esto no como magisterio pontificio, sino es la pregunta que se hace un Papa –. ¿Hoy es lícito mantener los arsenales nucleares como están o hoy para salvar lo creado, salvar la humanidad no es necesario retroceder?

Regreso a una cosa que la había dicho, que es de Guardini, no es mía: hay dos formas de incultura. Primero la incultura que Dios nos dio para hacer la cultura con el trabajo, con la investigación, más adelante. Pero pensemos a las ciencias médicas, tanto progreso, tanta cultura, la mecánica, tantas cosas; y el hombre tiene la misión de hacer cultura de la incultura recibida.

Pero llegamos a un punto donde el hombre tiene a la mano, con esta cultura, la capacidad de hacer otra ‘incultura’. Pensemos en Hiroshima y Nagasaki. Esto hace 60-70 años atrás, la destrucción. Y también esto sucede cuando no se llega a tener todo el control de la energía atómica. Piensen en los accidentes de Ucrania. Por esto, regresando a las armas, que son para vencer destruyendo, digo que estamos al límite de la legalidad.

Greg Burke: Gracias Su Santidad. Ahora me han dado la señal que las preguntas que tenemos sobre el viaje son otras. Así que si le gustaría decir algo sobre el viaje...

Papa Francisco: Me gustarían más sobre el viaje, porque pareciera que el viaje no ha estado  interesante.

Greg Burke: Tenemos otra sobre el viaje. Ahora viene Delia Gallagher de CNN.  

Delia Gallagher (CNN): Santidad, no sé cuánto usted nos puede responder, pero tengo curiosidad de su encuentro con el General Hlaing, porque he aprendido mucho sobre esta situación estando aquí y he entendido que, aparte de Aung San Suu Kyi, está este militar que es muy importante en la crisis y que usted encontró personalmente: ¿Qué tipo de encuentro fue y cómo fue hablar con él?.

Papa Francisco: Buena pregunta. Yo distinguiría entre dos encuentros, dos tipos de encuentro. El que he hecho para ir al encuentro de la gente, y el encuentro donde he recibido gente. Este general me pidió hablar y lo recibí, yo nunca cierro la puerta. Usted pide hablar, viene. Hablando no se pierde nada, siempre ganas. Fue una buena conversación, que no puedo decirla porque era privada, pero yo no he negociado la verdad. Pero lo hice de tal manera que él entendió un poco que un camino, como era en los malos tiempos, renovada hoy, no es viable. Fue un buen encuentro, civilizado e incluso allí llegó el mensaje

Greg Burke: Gracias, Santidad. También Gerard O’Connell

Gerard O’Connell (America Magazine): Usted ha encontrado a Aung San Suu Kyi, el presidente, los militares, el monje, que crea algunas dificultades, y luego ha ido a Bangladesh y se ha reunido con el primer ministro, el presidente, los líderes islámicos. ¿Qué cosa Ud. sacaría de estos encuentros?, ¿Cuál es su análisis de todos estos encuentros y su perspectiva para el futuro y el desarrollo de estos países?

Papa Francisco: No será fácil avanzar en un desarrollo constructivo y no será fácil para alguien que quisiera retroceder. Estamos en un punto donde se deben estudiar las cosas. Alguien, no sé si es verdad, me dijo que el estado de Rachine, es un estado muy rico de piedras preciosas y que tal vez había intereses, siendo un poco una tierra sin la gente para trabajar, pero no sé si es verdad, estos son los supuestos que se dice, también sobre África se dice tanto. Pero creo que estamos en un punto en el que no será fácil el seguir adelante de una manera positiva y no será fácil volver. Porque la conciencia de la humanidad de hoy; el hecho de alrededor de los rohingya, que las Naciones Unidas ha dicho que los rohingyas son ahora la minoría religiosa y étnica más perseguida en el mundo, este es un punto que, el que debe regresar, debe hacerlo pronto. Estamos en un punto allí, que con el diálogo comienza el paso, otro paso, tal vez medio paso atrás y dos adelante, pero como lo hacen las personas, con benevolencia y diálogo, nunca con la violación, nunca con la guerra. No es fácil. Pero es un punto de inflexión. ¿Se hace este punto de inflexión para el bien? ¿O se hace este punto de inflexión para retroceder? Eso sí, la esperanza yo no la pierdo. Pero ¿por qué? Sinceramente, si el Señor ha permitido esto que vivimos ayer, y que hemos vivido de una manera más reservada, entre dos discursos; el Señor permite algo para prometer otra. Tengo esperanza cristiana, nunca se sabe.

Greg Burke: ¿Alguna más sobre el viaje? Valentina

Valentina Alazraki (Televisa): Nosotros queremos saber de un Papa que todos los días habla de prófugos, refugiados, inmigrantes. ¿Le hubiera gustado ir a un campo de prófugos de los rohingya? ¿Por qué no ha ido?

Papa Francisco: Me hubiera gustado ir, me hubiera gustado ir pero no fue posible. Se estudiaron las cosas, pero no fue posible por varios factores, el tiempo, la distancia, y otros factores; pero el campo de refugiados vino con una representación, pero me hubiera gustado, eso es verdad, pero no fue posible.


Greg Burke: Enzo

Enzo Romeo (TG2): Santidad, gracias, quería preguntar velozmente dos cosas, una sobre la globalización porque hemos visto sobre todo en Bangladesh. El motivo de mi pregunta que se refiere al viaje, que es un país que está tratando de salir de la pobreza, pero con sistemas que parecen para nosotros realmente pesados, hemos podido ver en una gran plaza este lugar donde se ha caído el edificio que era usado por la industria textil, y mil cien personas muertas, cinco mil heridos que trabajaban por 60 euros al día, en nuestro restaurante por comer un plato de pasta o de pizza se pagaba 50 euros y esto es increíble. Para usted en cuanto a visto o escuchado, ¿es posible salir de este mecanismo?; y la otra pregunta es algo que pensamos todos: Sobre los rohingya parecía que había la intención de intervenir de grupos yihadistas, Al Qaeda, ISIS, buscaban hacerse tutores, de este pueblo, de la libertad de este pueblo. Interesante que el jefe de la cristiandad se haya mostrado amigo, de alguna manera de este grupo extremista ¿Es justa esta sensación?

Papa Francisco: Voy por la segunda. Hubo grupos terroristas allí que intentaban aprovecharse de la situación rohingya, que son personas de paz. Estos son como todos las etnias, todas las religiones. Siempre hay un grupo fundamentalista, también nosotros los católicos los tenemos. Los militares justifican su intervención para estos grupos. Yo no busco hablar con estas personas, busco hablar con las víctimas, porque las víctimas son los rohingya, quienes de una parte sufrieron esa discriminación y por otra parte fue defendida de los terroristas. El gobierno de Bangladesh tiene una campaña muy fuerte, según me dijeron los ministros, de tolerancia cero al terrorismo, no solo por eso, para evitar otros puntos, pero aquellos que se alistaron en el ISIS, que no son rohingya, sino un grupo fundamentalista y extremista, pequeño. Pero esto hacen los extremistas, justifican la intervención que destruyó lo bueno y lo malo.
Greg Burke: Globalización, la primera pregunta...

Enzo Romeo (TG2): Bangladesh buscando salir de la globalization pero a un precio alto con la gente explotada por poco dinero.

Papa Francisco: Es uno de los problemas más graves, hablé sobre esto en reuniones personales, ellos son conscientes de esto, son conscientes que la libertad hasta cierto punto está condicionada no sólo por los militares, sino también por los grandes fideicomisos internacionales y se han centrado en la educación y creo que fue una sabia elección. Y hay planes para la educación, me mostraron los porcentajes de los últimos años y cómo ha caído la no educación. Bastante. Y eso es lo que han elegido, y tal vez vaya bien. Y afirman que con la educación, el país va

Greg Burke: Gracias, Santidad. Jean Marie Guenois de Le Figaro.

Jean Marie Guenois (Le Figaro): Hoy el país de donde viene es Birmania, antes de esto usted ha estado en Corea, Filipinas, Sri Lanka, la impresión es que está rodeando por entero a China, por tanto dos preguntas sobre China ¿Es en preparación a un viaje a China? y segundo: ¿qué cosas ha aprendido de este viaje sobre la mentalidad asiática en vista a este proyecto de China?   

Papa Francisco: Hoy, la señora consejera de Estado de Myanmar fue a Beijing. Vemos que hay diálogos. Beijing tiene una gran influencia en la región, es natural, el Myanmar no sé cuántos kilómetros de frontera hay. Incluso en la Misa habían chinos que vinieron. Creo que estos países que rodean la China, Laos, Camboya, necesitan buenas relaciones, están cerca y esto me parece es sabio, si es políticamente constructivo, puede continuar. Es cierto que China hoy es una potencia mundial, si vemos que este lado puede cambiar el panorama, pero serán los politólogos quienes lo expliquen, yo no puedo explicarlo, me parece natural que tengan una buena relación.
El viaje a China no está en preparación, pueden estar tranquilos, por el momento no está en preparación. Pero hablando de Corea, cuando me dijeron que estábamos cruzando tierras chinas, sí quería decir algo: me gustaría visitar China, me gustaría, no es algo oculto. Las negociaciones con China son de alto nivel, culturales, hoy, por ejemplo, en estos días hay una exposición de los museos del Vaticano allí, luego habrá uno o hubo uno, no sé, de los museos chinos en el Vaticano, las relaciones culturales, científicos, profesores, sacerdotes que enseñan en universidades estatales chinas, están allí. Luego está el diálogo político, especialmente para la Iglesia china, con esa historia de la Iglesia Patriótica, la Iglesia clandestina que debe ir paso a paso con delicadeza, como lo están haciendo, lentamente, creo que en estos días, hoy comenzará una sesión mañana en Beijing de la comisión mixta. Se necesita paciencia. Pero las puertas del corazón están abiertas. Y creo que será bueno para todos viajar a China, me gustaría hacerlo.

Greg Burke: Gracias Santidad. Ahora más preguntas del viaje, si aún nos mantenemos en el viaje. ABC News.

James Longman (ABC): Quisiera preguntar si ha escuchado sobre las críticas que ha recibido en estos días San Suu Kyi por haber hablado de los rohingya  

Papa Francisco: He escuchado todo aquello, escuché las críticas, también escuché la crítica de no haber ido a la provincia de Rachine. Hoy ella ha ido medio día, más o menos. Pero en Myanmar es difícil evaluar una crítica sin preguntar: ¿ha sido posible hacer esto?, o ¿cómo será posible hacer esto? No quiero decir que no fue un error ir o no ir. Pero en Myanmar la situación política, es una nación en crecimiento, políticamente en crecimiento, es una nación en transición, tiene tantos valores culturales en la historia, pero políticamente está en transición. Es por esto que las posibilidades deben también evaluarse desde esta óptica. En este momento de transición, ¿sería posible o no hacer esto o aquello?, y ver si fue un error o no fue posible. No solo para la señora consejera de estado, también para el presidente, los diputados, el parlamento. En Myanmar, siempre debemos hacer avanzar la construcción del país y ahí se hará, como dije al principio, dos pasos adelante, uno atrás, dos adelante, dos atrás. La historia nos enseña esto. No puedo responder de otro modo el poco conocimiento que tengo en su lugar. Yo no quisiera caer en lo que hacía un filósofo argentino que fue invitado a dar conferencias a países de Asia una semana, y cuando regresaba, escribía un libro sobre la realidad de ese país. Y esto es presuntuoso.

Greg Burke: Gracias, Santidad. Seguimos en el viaje, Pullella.

Phil Pullella (Reuters): El encuentro con el general estaba originalmente previsto para el jueves en la mañana, pero usted quería ver primero a San Suu Kyi. Cuando el general pidió verlo primero el día de la llegada, para usted fue como un “aquí mando yo, debe verme a mí primero”. ¿En ese momento usted ha sentido que querían manipularlo?

Papa Francisco: La solicitud fue hecha porque él debía viajar a China. En cualquier caso que sucedan estas cosas, si yo puedo cambiar la cita lo hago. Las intenciones no lo sé, pero a mí me interesaba el diálogo, un diálogo que ellos pidieron y ellos vinieron a mí. Mi visita no estaba prevista. Y creo que era lo más importante el diálogo que el supuesto que dice “aquí mandamos nosotros y somos los primeros”.

Phil Pullella (Reuters): Puedo preguntarle, usted ha dicho que no puede decir lo que se habló durante el encuentro privado, pero ¿puedo preguntarle si durante aquel encuentro se usó la palabra rohingya con el general?

Papa Francisco: Usé las palabras para llegar al mensaje y cuando he visto que el mensaje era aceptado he dicho lo que quería decir. “Intelligenti pauca” (Nota del Editor: proverbio en latín, se puede entender como: a buen entendedor, pocas palabras).

Greg Burke: Gracias, Santidad.

Papa Francisco: La señora preguntó primero, es la última pregunta.

Alicia Romay, Gestiona Radio: Buenas tardes Su Santidad, Por mi parte tengo una pregunta, porque ayer cuando hemos estado con los sacerdotes que han profesado sus votos, he pensado si no tienen miedo de ser sacerdotes católicos en este momento de la vida católica en ese país, y si ellos le han preguntado a usted ¿qué hacer cuando llega el miedo y no saben qué hacer?

Papa Francisco: Es su primer viaje ¿verdad?, es amiga de Valentina (bromea). Yo siempre tengo la costumbre que cinco minutos antes de la ordenación hablo con ellos en privado, y me han parecido serenos, tranquilos, con conciencia de la misión. Normal, normal. La pregunta que les hice: ¿Juegan futbol? ‘Sí’, todos, es una pregunta importante, una pregunta teológica, pero eso del miedo no lo he percibido, ellos saben que deben ser cercanos, cercanos a su pueblo, eso sí, se sienten cercanos al pueblos, y eso me ha gustado. Luego he hablado con los formadores, con algún obispo y me han dicho que antes de entrar al seminario se hace un pre-seminario, al punto que aprenden tantas cosas, incluso aprenden perfectamente el inglés, por decir, una cosa práctica, aprenden el inglés y empiezan el seminario, al punto que en la ordenación no es a los 23, 24; es a los 28, 29 años. Parecen niños, porque todos se ven muy jóvenes, todos, incluso el mayor de ellos, pero los veo seguros. Ellos son cercanos a su pueblo, es así, y se cuidan porque cada uno de ellos pertenecen a una etnia y por esto se cuidan.

Les doy las gracias, por las preguntas, les agradezco por todo lo que han hecho. ¿Qué piensa el Papa de su viaje? A mí el viaje me hace bien cuando logro a encontrar el pueblo del país, el pueblo de Dios, cuando logro hablar, encontrarlos, saludarlos, el encuentro con las personas. Hemos hablado del encuentro con los políticos. Sí, es cierto, se debe hacer, con los sacerdotes, los obispos, pero con la gente, esto, el pueblo, el pueblo que es propio lo profundo de un país. Cuando encuentro esto, cuando llego a encontrarlo, ahí soy feliz.

Les agradezco tanto por su ayuda, muchas gracias por sus preguntas e incluso de las cosas que aprendo con sus preguntas. Gracias, buena cena.

Grek Burke: Gracias Santidad, buen descanso.

PAPA FRANCISCO REZA A LA VIRGEN EN SANTA MARÍA LA MAYOR AL VOLVER DE ASIA


Papa Francisco reza a la Virgen en Santa María la Mayor al volver de Asia
 Foto: LOR




VATICANO, 03 Dic. 17 / 05:39 am (ACI).- Se ha convertido ya en toda una tradición que al iniciar y al concluir sus viajes internacionales, el Papa Francisco acuda a rezar a la Basílica de Santa María la Mayor. Así lo ha hecho también este domingo, horas después de su regreso de la visita apostólica a Myanmar y Bangladesh.

Francisco oró y ofreció flores blancas a la imagen de la Salus Populi Romani (Protectora del pueblo romano) por los frutos de su viaje.

El viaje a Myanmar y Bangladesh tuvo lugar del domingo 26 de noviembre al sábado 2 de diciembre de 2017.

ES MEJOR EL DIÁLOGO PARA LA PAZ O LA EVANGELIZACIÓN? EL PAPA FRANCISCO RESPONDE


¿Es mejor el “diálogo para la paz” o la evangelización? El Papa responde
Foto: Edward Pentin / ACI Prensa.




VATICANO, 02 Dic. 17 / 06:45 pm (ACI).- En la rueda de prensa de regreso a Roma, tras su viaje apostólico a Myanmar y Bangladesh, el Papa Francisco abordó el cuestionamiento de si es más importante la evangelización o el “diálogo para la paz”.

En Myanmar casi el 90% de la población es budista, mientras que los cristianos superan apenas el 6%. En el caso de Bangladesh, sus habitantes son mayoritariamente musulmanes, y los cristianos representan menos del 1% de los habitantes.

El viaje del Papa comenzó el 26 de noviembre y culminó este 2 de diciembre. Durante su visita a ambos países, el Santo Padre participó en encuentros interreligiosos.

Al ser consultado por lo prioritario entre el diálogo interreligioso y la evangelización, el Papa precisó una “distinción”: “evangelizar no es hacer proselitismo”.

“La Iglesia crece no por proselitismo, sino por atracción, es decir por testimonio. Esto lo ha dicho el Papa Benedicto XVI”, recordó.

“¿Cómo es la evangelización? Vivir el Evangelio y testimoniar cómo se vive el Evangelio, testimoniar la santidad, testimoniar Mateo 25, testimoniar al buen samaritano, testimoniar el perdón 70 veces 7”.

“En este testimoniar –continuó– el Espíritu Santo trabaja y se dan las conversiones. Pero nosotros no somos muy entusiastas para hacer rápido las conversiones”. “Una conversión sea la respuesta a algo que el Espíritu Santo ha movido en mi corazón ante el testimonio de los cristianos”, afirmó.

Francisco recordó que durante un almuerzo con jóvenes en Cracovia, Polonia, durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2016, le preguntaron “qué debo decir a un compañero de universidad, amigo, que es ateo, qué debo decirle para cambiarlo, para convertirlo”.

El Papa indicó que “la respuesta fue esta: ‘La última cosa que debes hacer es decir algo. Tú vive el Evangelio y si él te pregunta por qué haces esto, le puedes explicar por qué lo haces. Y deja que el Espíritu lo active’”.

“Esta es la fuerza y la mansedumbre del Espíritu Santo. No es un convencer mentalmente, una apologética, con las razones. Es el Espíritu que hace la vocación”, dijo.

Francisco subrayó que “nosotros somos testimonios, testimonios del Evangelio”.

“Testimonio es una palabra griega que se dice mártir, martirio de todos los días, martirio también de la sangre, cuando llega”.

“Y su pregunta es prioritaria, ¿la paz o la conversión? Pero cuando se vive con el testimonio y el respeto, se hace la paz”, aseguró.

El Papa advirtió que “la paz comienza a romperse en este campo cuando comienza el proselitismo y hay tantos modos de proselitismo y esto no es Evangelio”.

PAPA FRANCISCO EXPLICA POR QUÉ NO DIJO ROHINGYA DURANTE SU VIAJE A MYANMAR


El Papa Francisco explica por qué no dijo “rohingya” durante su viaje a Myanmar
 Foto: Edward Pentin / ACI Prensa.





VATICANO, 02 Dic. 17 / 06:21 pm (ACI).- El Papa Francisco explicó, en la rueda de prensa del vuelo que lo llevó de regreso a Roma, por qué no fue explícito al referirse al pueblo conocido como “rohingya” durante su visita a Myanmar.

Diversos medios de comunicación han cuestionado y elaborado teorías sobre por qué el Papa Francisco no se refirió directamente a los “rohingyas” durante su viaje a Myanmar en los últimos días.

Los rohingya son un grupo heterogéneo de personas que comparten una religión mayoritaria, la musulmana; y una misma lengua, el rohingya, fruto de la fusión de diferentes idiomas como el árabe, el urdu o el birmano, que se escribe principalmente con caracteres árabes.

La presencia en Myanmar de este pueblo está registrada desde el siglo VIII.

Desde que el 25 de agosto de 2017 el grupo guerrillero Ejército de Salvación Rohingya de Arakán (ESRA) lanzara un ataque terrorista contra puestos del ejército y de la policía en Myanmar, más de 600 mil rohingyas han buscado refugio en la vecina Bangladesh, para huir de la represión del gobierno.

El gobierno de Myanmar no reconoce a los rohingya como una etnia, y algunos medios difundieron el rumor de que las autoridades le pidieron al Papa que evite mencionar la palabra.

Durante su paso por Myanmar, el Santo Padre no se refirió directamente a los “rohingya”, pero sí lo hizo al visitar Bangladesh, donde se encontró con 18 refugiados, y les pidió perdón por la indiferencia del mundo.

En la conferencia de prensa a bordo del avión, este 2 de diciembre, el Papa Francisco señaló que esta, en verdad, “no fue la primera vez” que habló sobre los rohingya.

“Varias veces en público, desde la Plaza de San Pedro, en Ángelus o en audiencia los he nombrado”, recordó.

Sin embargo, durante su paso por Myanmar no mencionó la palabra porque “para mí la cosa más importante es que el mensaje llegue y por esto buscar decir las cosas, paso a paso, y escuchar las respuesta a fin de que llegue el mensaje”.

“A mí me interesa que este mensaje llegase. Para esto he visto que si en el discurso oficial hubiese dicho esa palabra daba la puerta contra la nariz, pero he descrito las situaciones, los derechos, ningún excluido, la ciudadanía, para permitirme en las conversaciones privadas ir más allá”.

El Papa aseguró que quedó “muy satisfecho con las conversaciones que pude tener, porque  es verdad (que) no he tenido el placer de tirar la puerta en la nariz, públicamente una denuncia, pero he tenido la satisfacción de dialogar y hacer hablar al otro, y decir lo mío”.

“Y así el mensaje ha llegado y a tal punto ha llegado que he continuado, y ha terminado ayer con eso”, en referencia al encuentro en Bangladesh.

El Papa destacó el esfuerzo del gobierno de Bangladesh para acoger a los refugiados rohingyas.

“Aquello que hace Bangladesh por ellos es grande, un ejemplo de acogida, país pequeño, pobre que ha recibido 700 mil”.

Al Papa Francisco, este caso le hace pensar “en los países que cierran las puertas”, y señaló que “debemos ser agradecidos por el ejemplo que nos han dado” en Bangladesh.

Sobre su encuentro con los 18 refugiados rohingya, el Santo Padre lamentó que los presentaran “en fila india” y que “de pronto querían sacarlos del escenario”.

“Ahí me he molestado y he gritado un poco. Soy pecador”, dijo.

“Les he dicho tantas veces la palabra ‘respeto, respeto, deténganse’ y ellos se quedaron ahí”, señaló.

El Papa dijo que “después de haberles escuchado uno a uno con el intérprete que hablaba en su lengua, comencé a sentir cosas dentro, pero no puedo dejarles ir sin decirles una palabra”.

“Pedí y el micrófono y comencé a hablar. No recuerdo qué dije. Sé que en un cierto punto he pedido perdón, dos veces. No recuerdo”, señaló.

“En aquel momento lloraba, buscaba que no se viese. Ellos lloraban. Y después he pensado que estábamos en un encuentro interreligioso y los líderes de las otras tradiciones religiosas estaban allá. ‘¿No vienen también ustedes? Estos eran los rohingya de todos nosotros’”, recordó.

IMÁGENES DEL PAPA FRANCISCO DE SU VIAJE A BANGLADESH Y MYANMAR